Un partido de tramoya

Ya del fútbol la escandola
se robó primeras planas,
pues jugadores sin ganas,
dejaron pasar la bola.
La arreglada batahola,
conforme el pueblo comenta,
fue pantomima no cruenta,
de desgreño en el jugar,
tan difícil de ocultar
que hasta Duque se dio cuenta.

Por supuesto, gran afrenta
a la competencia digna;
por eso a muchos indigna
y la opinión se lamenta.
Gran maniobra turbulenta
que los mantiene acusados,
a tramposos camuflados
de decentes jugadores,
cuando fueron timadores
de partidos arreglados.

Piden investigación
muy pronto a la Fiscalía.
¡Ay, por Dios!, mucha osadía
para indagar corrupción.
Esa no es la solución
para corregir el mal;
eso seguirá tal cual,
porque el término se vence
y el fallo, que no convence,
será después del Mundial.

La razón ya la sabemos:
el fiscal más preparado,
sabio, pilo, doctorado,
solo en Colombia lo habemos.
Al final lo que tenemos
es lo que el vulgo recita
y el gran malestar concita,
por la justicia morosa
de Jaimes y de Barbosa;
el ilustre Barbosita.

ÑAPA
Ya comenzaron las fiestas
con pólvora a borbotones.
Irresponsabilidad a cuestas;
que esas quemadas funestas
sean tan solo en elecciones.

@pedrojdelvalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial