El cambio también debe ser comunicacional

Por LUIS ALFONSO MENA

Desde hace algunas semanas periodistas y comunicadores alternativos e independientes del país han empezado a agruparse en lo que denominan el Colectivo Periodismo por la Verdad.

Los identifica la misión fundamental del periodismo: buscar y divulgar la verdad, filosofía con la que hacen frente a la hegemonía mediática de un sistema de más de 200 años de segregación y desigualdad.

Ejercen la libertad plena de pensamiento crítico y están comprometidos con la justicia y las causas nobles de todos los pueblos y de la humanidad entera, entre ellas la de estar verazmente informados.

En el momento histórico que vive hoy Colombia, el deber es develar la mentira y la manipulación que imperan en la prensa del viejo régimen –impuesto por castas económicas y políticas por primera vez derrotadas electoralmente en 2022–, que procura dar al traste con el nuevo poder popular en ciernes.

Con base en lo anterior, el Colectivo Periodismo por la Verdad está haciendo un llamado al gobierno del presidente Gustavo Petro a poner en práctica una estrategia comunicacional acorde con las urgencias del momento, que responda a una coyuntura caracterizada por la guerra de los medios masivos corporativos y hegemónicos de comunicación contra el proceso político de profundos cambios y reformas sociales que él ha puesto en marcha desde el 7 de agosto del presente año.

La prensa de la élite empresarial, financiera y terrateniente hoy se erige en Colombia como una de las fuerzas opositoras a ultranza, para lo cual, con recursos multimillonarios, usa la falsedad y propala matrices de desinformación con el fin de torcer la verdad, como ha sido su actuar a lo largo de la historia nacional.

El tren mediático oligárquico se convierte así en un componente preponderante de la conspiración para tratar de deslegitimar con artificios y engaños las propuestas y logros del nuevo proceso político y social iniciado por el gobierno del presidente Petro y de la vicepresidenta Francia Márquez.

Urge que luego de más de dos meses de posesionado, el nuevo gobierno asuma el mando de Radio Televisión de Colombia (RYTVC), Sistema de Medios Públicos, al que tiene pleno derecho. Y que comience a incidir en los canales regionales y locales, financiados con recursos públicos, pero hoy entregados a un sinnúmero de concesionarios particulares, principalmente en lo referente a los noticieros y espacios de opinión, y se dé cabida a nuevas opciones y visiones de la sociedad.

RTVC Sistema de Medios Públicos está integrado por Señal Colombia, Canal Institucional, Radio Nacional (64 emisoras en AM), Radiónica y las emisoras online Señal Clásica, Señal Digital, Radiónica 2 y Radiónica 3, Señal Memoria y RTVC Play.

Se hace indispensable además una revisión de las concesiones de emisoras radiales y comunitarias, lo mismo que de la implementación de lo ordenado por el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera (2016) en sus puntos 2.2.3., sobre “Participación ciudadana a través de medios de comunicación comunitarios, institucionales y regionales”, y 6.6, sobre “Herramientas de difusión y comunicación”, incumplidos en la mayoría de los casos por los gobierno anteriores.

En materia legislativa, es indispensable abordar la democratización de la información, la cual no solo implica el acceso a medios públicos y la denuncia de la falsedad pululante en los medios privados, que abusan de la libertad de expresión y de prensa, sino, igualmente, el respaldo al periodismo alternativo en medios virtuales online y en espacios radiales, televisivos e impresos.

Del mismo modo merece atención la situación laboral de los periodistas de base en todo el país (reporteros, redactores, fotorreporteros, camarógrafos, etc.), sometidos a sobrexplotación en los grandes medios, y una profunda revisión de la bancada del Pacto Histórico en el Congreso de la República, así como mirar el calvario por el que atraviesan miles de periodistas ´free lance´ sin contratación laboral ni garantías sociales, sumidos casi en la mendicidad y sometidos a la manipulación, la humillación y el chantaje por parte de politiqueros, corruptos y mafias.

No basta con buenas propuestas y realizaciones por parte del Gobierno del Cambio. Estas deben ser transmitidas a los amplios conglomerados urbanos y rurales a tiempo, de manera oportuna, clara y eficaz.

De lo contrario, todo lo construido será torcido y tergiversado por la perversidad de los medios cancerberos de las élites, viudas del poder político.

La lucha por un nuevo poder, social y popular implica saber enfrentar la desinformación y ganar la batalla comunicacional.

Los medios y periodistas alternativos agrupados en este Colectivo deben seguir haciendo los esfuerzos que sean necesarios en la construcción de la democratización de la información, eslabón fundamental de los cambios sociales que urge nuestro pueblo y que han sido iniciados por el gobierno del presidente Gustavo Petro.

@LuisMena7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial