Ecopetrol no puede ser una empresa generadora

Por DIEGO OTERO PRADA

Se habla mucho de Ecopetrol como empresa de generación de energía eléctrica. Hay mucha confusión sobre esto, promovida por el presidente de Ecopetrol y el ministro de Minas y Energía para defender la compra de ISA por Ecopetrol. En varios artículos demostré las falacias de esos dos señores para justificar la adquisición de ISA. Vendieron al país la idea de que con esa compra Ecopetrol entraría a promover la transición energética y que se convertiría en una empresa energética generadora.

Como lo probé, una cosa es ser empresa de transmisión, que no tiene nada que ver con la transición energética, y otra es ser empresa generadora. Pues bien, por la ley eléctrica 143 de 1994 Ecopetrol no puede entrar en el negocio de generación, como lo explicaré más adelante.

Características del sector eléctrico

El sector eléctrico comprende cuatro etapas. La primera corresponde a la generación de energía eléctrica por medio de centrales hidroeléctricas y térmicas de tipo carbón, gas natural, combustibles, solar, eólica, geotérmica, mareomotriz y de biomasa.

La segunda etapa es la de transmisión, que comprende la red nacional de interconexión de alto voltaje: conjunto de líneas y subestaciones, incluyendo las interconexiones internacionales, para llevar la energía eléctrica de las plantas generadoras a los grandes centros de consumo, y las líneas de transmisión regionales e interregionales.

La tercera es la de distribución que lleva la energía directamente a los usuarios finales (residenciales, industriales, comerciales, mineros, agrícolas).

Y la cuarta es la de la comercialización, que es la compra y la venta de energía eléctrica a los usuarios finales.

La ley eléctrica 143 de 1994

Antes de la ley 143 de 1994 el sector eléctrico colombiano estaba conformado por empresas integradas verticalmente, es decir que podían ejecutar las cuatro etapas mencionadas sin ninguna restricción.

Con el desarrollo del neoliberalismo se planteó la desintegración de las empresas eléctricas, o sea, separarlas por etapas. En Colombia y en Latinoamérica, por la influencia chilena e inglesa, donde el neoliberalismo era muy fuerte, se adoptó el esquema de empresas separadas, lo que no ocurrió ni ha ocurrido en los Estados Unidos, Canadá y buena parte del resto del mundo.

ISA no puede participar en actividades de generación

La ley eléctrica 143 aprobada en 1994 por el congreso de la República a instancias del gobierno nacional de Cesar Gaviria adoptó este sistema industrial desintegrador. Por la ley, toda empresa eléctrica nueva que se cree en Colombia no puede dedicarse sino a una eta con su correspondiente esfera de comercialización. Es decir, una nueva empresa de generación no puede ser distribuidora ni transmisora. Y una empresa de transmisión eléctrica no puede ser generadora o distribuidora. Este es el caso hoy de Ecopetrol, que, al adquirir a ISA, empresa de transmisión eléctrica de alto voltaje, no puede entrar en el negocio de la generación, excepto para satisfacer sus propias necesidades.

Además, por el artículo 32 de la ley eléctrica, por el cual se creó la actual ISA, por el parágrafo 3º se dice muy claramente:

Parágrafo 30. La empresa encargada del servicio de interconexión nacional no podrá participar en actividades de generación, comercialización y distribución de electricidad.

La gran estafa

Esta fue la gran estafa que le vendieron al país, hacer creer que Ecopetrol iba a entrar al negocio de la transición energética. Al contrario, se impidió que Ecopetrol entrara de lleno al negocio de la generación de energía eléctrica por fuentes nuevas y renovables de energía, y aun de hidroeléctricas.

 Son muchos los errores cometidos por los gobiernos de Juan Manuel Santos e Iván Duque. Primero fue la privatización de Isagen, la empresa generadora, la que debería haber sido el puntual de la transición energética. Con esta venta ya no hay una empresa nacional generadora nacional.  Y luego, en este gobierno de Duque, vender Isa a Ecopetrol fue otro tremendo error, cuando lo más lógico era que la adquiriera EPM, con mayor participación estatal, que GEEB que va para más privatización.

Con esta compra, Ecopetrol tuvo que endeudarse, cuando esos dineros serían mis útiles para promover la transición energética.

Ahora, para que Ecopetrol entre en el negocio de la generación habría que cambiar la ley eléctrica, o promover una ley que haga excepción de su cumplimiento para Ecopetrol. O crear una nueva empresa nacional de generación.

Conclusión

Hoy Ecopetrol no puede ser una empresa generadora de energía eléctrica, esto debe quedar muy claro para no hacerse ilusiones.

@DiegoOteroP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial