Autobombo y autobomba

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Fiscal y Procuradora,
y el Defensor en gran combo,
hacen bulla de autobombo,
en decires, como lora.
Esa majestad de otrora
con un pasado glorioso,
hoy tan solo es alborozo
de burocracia inaudita,
que al erario plata quita,
en reparto pavoroso.

Las nóminas y contratos
que al parlamento entusiasman,
en realidad solo plasman
los apoyos de avivatos.
Con actitud de pacatos
-desechando pareceres-
cumplen muy mal sus quehaceres
de legislar para todos;
los partidos son apodos:
¡cáfila de mercaderes!

Con argumentos supuestos
de muletillas baratas,
como infestación de ratas
ponen parientes en puestos.
Sí, claro que son funestos,
-eso es verdad absoluta-
mas la justicia no imputa
a este gobierno perverso,
por eso, termina el verso
“ya no más, no sea hp…”.

Y para colmo de males,
-en estrategia indebida-
quieren encontrar salida
como el que envuelve tamales.
Hacen escándalos tales,
bien planeados, nunca a prisa;
más, cuando el pueblo revisa
esas bombas al consumo,
son más cortinas de humo:
poco temor, mucha risa.

Desde luego, las tareas
emprendidas cada rato,
son un recurso barato
para apaciguar las teas.
En las islas las mareas
impidieron soluciones,
que el Pre, con muchos bribones
prometieron en cien días.
Pero al final, ¿qué dirías?
“fue culpa de los trancones”.

ÑAPA:
Mañana aquí en Santander,
más preciso, ahí en Girón,
la democracia hay que ver,
porque puede suceder,
que otra vez gane el bribón.

Y… ¿cuál es la solución?
Que el electorado aprenda;
que la dignidad no venda
al que llaman “John avión”.
Se advierte por prevención,
pues con la elección a cuestas,
no se aceptan las respuestas
que “estamos necesitados
o que “caímos comprados”.
¿Dónde quedan las protestas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial