Una esperanza de reactivación está en el turismo

Por HUMBERTO TOBÓN

Es el turismo uno de los sectores que tiene la mayor capacidad de acelerar la reactivación económica del país. Sin embargo, las consecuencias pasadas y presentes de la pandemia tienen a los inversionistas viviendo momentos muy dramáticos y asistiendo a la pérdida constante de oportunidades, por efectos de las medidas que han tenido que tomar las autoridades para evitar el incremento de los contagios.

El turismo es un gran generador de mano de obra y uno de los sectores que podría contribuir a reactivar la economía de forma más generalizada

Los impactos se han sentido en toda la cadena del turismo, comenzando por los hoteles, cuya ocupación fue del 31% en el promedio nacional el fin de año pasado (Cotelco), siendo los más perjudicados Bogotá (19,4%), Valle del Cauca (21,9%) y Antioquia (33,3%), y teniendo mejores indicadores, aunque no suficientes, los departamentos pertenecientes a la RAP Eje Cafetero: Quindío (62,8%), Tolima (46,4%), Risaralda (41,5%) y Caldas (40,4%).

El golpe negativo también se ha extendido a los restaurantes, bares, comercios, parques recreacionales, museos y teatros, que han visto disminuir drásticamente sus ingresos y de paso han tenido que prescindir de trabajadores, manteniendo de esta manera una alta tasa de desempleo.

Se pensó que mágicamente con el cambio de año, la situación sanitaria cambiaría. Pero fue una falsa ilusión. Las aglomeraciones de diciembre pasaron factura de cobro y el país empezó a vivir una segunda ola de contagios, mucho más feroz que la primera, lo que ha vuelto a paralizar varias de las actividades económicas no esenciales y a frustrar las posibilidades de una rápida reactivación economía.

“Doctora, este año se nos fue así, ¿cierto?”, fue la sentida frase expresada por uno de los domiciliarios a mi esposa, luego de traernos un pedido. Una frase que condensa realidad e incertidumbre, y que demuestra el nivel de desesperanza que ha empezado a apoderarse de gran parte de la población.
¿Y si el año se nos va así? Sería una tragedia social y económica mucho más profunda que la de 2020, porque el año pasado por lo menos teníamos la esperanza de que podríamos encontrar una solución.

Iniciar un año con confinamiento y restricciones, pone a la larga cadena de valor del turismo en una situación de alerta, que está llevando a muchos a pensar en la posibilidad de cerrar definitivamente operaciones. Líderes del sector y empresarios, han manifestado que no han encontrado el suficiente respaldo económico por parte del gobierno, a lo que se suma la incertidumbre sobre la velocidad de vacunación, la duración de la inmunidad contra el virus, el miedo de los turistas a viajar, el cierre de fronteras para algunos visitantes internacionales y la tendencia de las familias a ahorrar parte de sus ingresos para enfrentar posibles agravamientos de la pandemia.

El turismo es un gran generador de mano de obra y uno de los sectores que podría contribuir a reactivar la economía de forma más generalizada y con mayor cobertura territorial. Bien vale la pena que hacia allí se centren muchos de los esfuerzos institucionales.

*Estos comentarios no comprometen a la RAP Eje Cafetero, de la que soy Subgerente de Planeación Region.

@humbertobon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial