Rodolfo Hernández, corrupción y democracia de mentiritas

Por PUNO ARDILA

Anda Rodolfo Hernández metido en tremendo escándalo por culpa de unos testimonios, y un audio que los confirma. ¿El pecado?: haber pedido cuota a sus prosélitos. «Eso es normal», dirá el señor exalcalde, como es normal para él hablar con esa sarta de groserías y de insultos, y como es normal para él darle en la jeta a un concejal. Y, además, se ufana de sus hazañas. Y hay gente que lo sigue por eso.

—¿Y cuál es la vaina con “el ingeniero”? —me dice uno— ¿Y por qué no habla de Petro y sus bolsas, y del reciente caso de Roy y su maletín? —me escupe otro.

Sobre el caso de Petro, lo único que puedo decir es que la Corte Suprema de Justicia dictó fallo absolutorio sobre el caso de los billetes en las bolsas de basura, y lo obvio del hecho es que lo “oportuno” de ese video era servir de falacia para sacarle el cuerpo a la sesión del Senado en que se trataba la moción de censura de uno de los secuaces de quien llevó el video. Y Petro y los acusadores en esa moción de censura se dejaron envolver en la falacia. De malas (ellos y el país). Hablar de este cuento como si fuera un delito es cometer el delito de calumnia, y no estoy interesado. Espero que no sea de otras bolsas que me pidan que hable, porque ahí sí me pierdo.

Y sobre el caso del maletín de Roy, es evidente que se trata de bochinche alrededor de tres fajos de billetes de diez mil pesos para el pago de gastos de un senador. No me parece que valga la pena hablar de este asunto.

Ahora, si le seguimos la cuerda a estos dos amables interlocutores, cambiemos el nombre del ingeniero Hernández por el de cualquier político, y veremos que con todos es la misma vaina. En este país se sabe que los partidos y los movimientos políticos pueden cobrar cuotas a sus prosélitos, y quitarles porcentajes de sus salarios (y seguramente quedarse con porcentajes de lo robado al erario). Se sabe —decía—, pero no pasa nada. Aquí un mismo “honorable” senador que ha estado amarrado a su curul desde el siglo pasado sale a un medio de comunicación y confiesa con la mayor naturalidad que comprar votos es también un hecho natural, silvestre, que se ha practicado por los siglos de los siglos, y que así es como se eligen los gobernantes de este país.

Y, también, pillan a aquella senadora bravucona con votos comprados, y sale una prófuga a confesar que es un hecho cierto; y se comprueba por testimonios de ellos mismos, y por grabaciones, y por un montón de pruebas, que también la campaña del Duque recibió votos comprados. Y la gente sale a borbotones a confesar que recibieron las tejas y el cemento y los tamales y los cincuenta mil. Y no pasa nada. No pasa absolutamente nada.

En Colombia esa ha sido la constante: la política es un oficio cuyo fin es conseguir votos, y los candidatos se vuelven expertos en pegar afiches, hacer torcidos y pagar por debajo de la mesa. Y las elecciones se convierten en un mercado de votos, no en el momento en que se ejerce el derecho democrático de escoger al mejor candidato. Se escoge al que mande el patrón, al que reparta más limosnas y al que “robe y reparta”.

@PunoArdila

(Ampliado de Vanguardia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial