¿Quién será el próximo títere de Uribe?

Después de que un congresista casi desconocido llegara a la presidencia de la República gracias al aval del expresidente Uribe, los demás miembros del partido Centro Democrático abrieron sus ojos pletóricos de ambición al descubrir que cualquiera de ellos -sin importar méritos o condiciones personales- podía ‘coronar’ residencia en la Casa de Nariño con solo lograr el guiño de su jefe político.

Nadie en sus cuentas más optimistas, tal vez solo Álvaro Uribe, al comienzo de la anterior campaña presidencial creía posible el triunfo de Iván Duque, después de que ganara la consulta interpartidista de la derecha enfrentado a la exministra Marta Lucía Ramírez y el exprocurador Alejandro Ordóñez.

Las encuestas, de manera inexplicable, empezaron a mostrarlo de primero, pese a que entre la gente del común Duque era casi un desconocido, no solo por su trayectoria y ejecutoria política sino también como persona. Sin embargo ganó, porque tenía el apoyo de Uribe.

Ahora los precandidatos del Centro Democrático que aspiran a la presidencia han quedado convencidos: si pudo Duque, ¿por qué yo no?

Así, suenan ya para la próxima contienda Paola Holguín, Paloma Valencia, María Fernanda Cabal, Carlos Felipe Mejía, Rafael Nieto y… aunque usted no lo crea, el bachiller Ernesto Macías.

Paola Holguín sonó a principios de este año por un expediente que vincula a su padre, Frank Holguín, como testaferro de propiedades de Pablo Escobar. El fallecido padre de la senadora del Centro Democrático le habría “comprado” tres casas al célebre capo de la mafia en diciembre de 1991, cuando estaba preso en La Catedral. La Fiscalía lo señaló de ser testaferro porque el padre de la senadora no contaba con poder adquisitivo para realizar esas transacciones. Y el abogado de Frank Holguín buscó demostrar que su defendido no fue testaferro porque… porque Pablo Escobar nunca tuvo una sola condena por narcotráfico.

En cuanto a Paloma Valencia, es reconocida por su defensa férrea de Álvaro Uribe, está dispuesta a vociferar o gemir en patriótica agonía para negar cualquier acusación en su contra. Su fidelidad llega al extremo de tener un óleo en su casa con una imagen de Uribe remplazando la cara del Sagrado Corazón de Jesús.

Los precandidatos del CD están convencidos: si pudo Duque, ¿por qué yo no?

María Fernanda Cabal se hizo célebre por su frase “estudien vagos”, máxima que al parecer ella no pone en práctica. Fue la misma que literalmente mandó al infierno en un trino a Gabriel García Márquez el día de su muerte. Luego, desestimó la masacre de las bananeras como “un mito histórico de la narrativa comunista”. También afirmó que la Unión Soviética hace parte de la ONU, y el año pasado dijo que el caso de una violación de una niña embera por siete militares podría tratarse de un falso positivo para afectar la imagen del Ejército. Así se podrían seguir enumerando muchas más salidas en falso de la congresista a la que Tomás Uribe calificó como “la Angela Merkel colombiana”.

No hay que Olvidar a Óscar Iván Zuluaga, el candidato que casi le gana la segunda vuelta presidencial a Juan Manuel Santos, claro si no hubiera sido por la publicación de un video, hecho por la revista Semana, (que tiempos aquellos de la otrora excelente revista), con el hacker Sepúlveda y que Zuluaga se atrevió a calificar como un montaje, claro solo él lo creía así.

En cuanto a Rafael Nieto, solo se le recuerda por haber sido precandidato del Centro Democrático en el 2018.

Pero también hay algunos que se encuentran en el mismo nivel de desconocimiento, tal vez como estaba Duque en 2018: Margarita Restrepo, Edward Rodríguez y Carlos Felipe Mejía. Ahora bien, cabe la posibilidad de que todos ellos se queden con los crespos hechos y el títere escogido resulte siendo Tomás Uribe, el hijo del gran mandamás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial