Lo que revelan la primera línea y el paro nacional

Por JOSÉ ARISTIZÁBAL G.

Llenaron el país de odios, cocaína, paramilitares y sicarios; despojaron a sus padres y abuelos de sus parcelas y los expulsaron a las periferias urbanas al hambre y la miseria; les negaron educación, dignidad, trabajo, su ciudadanía, sus derechos y les enseñaron a drogarse, a matar, a traficar; les cercenaron su futuro, sus opciones. Y ahora se rasgan las vestiduras porque ellos explotan y se rebelan.

Saquearon y se robaron el país, los departamentos, los municipios, el suelo, el subsuelo, su biodiversidad, sus riquezas; establecieron en unos territorios regímenes de terror; convirtieron en regla violar y traicionar la Constitución y los acuerdos de paz. Y ahora, desde su cinismo recalcitrante, a esos muchachos que antes los ponían a sicariar y a menudear la droga, les llaman vándalos porque tiran una piedra o defienden con sus cuerpos a los manifestantes ante los antidisturbios.

La primera línea revela que aún bajo el confinamiento de la pandemia y la represión más feroz, sí son posibles la lucha, la desobediencia, el levantamiento. Foto de elpais.com

Y cuando ya tuvieron copado casi todo el Estado y pretendieron condenarlos a una perpetua resignación-frente-a-la-muerte; cuando se regodeaban celebrando darle la última puntada a su impunidad; cuando el engaño y la opresión se hicieron insoportables, he aquí que ellas y ellos salieron de los nadies y los ningunos, de los que sudan y sufren, de los abajos más profundos e ignorados, y dijeron entre cánticos: aquí ponemos nuestros pechos al frente y estamos dispuestos a morir por defender la legitimidad y la dignidad de quienes protestan.     

Ellos y ellas no son solo ellos, recogen la vitalidad y diversidad de la multitud que se manifiesta y quiere un cambio, han arrojado un chorro de luz sobre el racismo, el patriarcado y las miserias de esta sociedad, y son precisamente quienes le están quitando su máscara a los vándalos/bandidos/águilas negras, y mostrando con sus escudos otros caminos.

Lo que ellos y ellas y el Paro revelan es que, siempre, aún bajo el confinamiento de la pandemia y la represión más feroz, sí son posibles la lucha, la desobediencia, el levantamiento. Que sí existen actores, sujetos y muchas potencialidades que se hacen fuerza y movilización para voltear este país. Que sí hay cómo insuflar el ánimo de la población cambiando las tristezas y dolores en cánticos, alegría y entusiasmo.  Que sí es posible enfrentarse a ese monstruo que han conformado los imperios de la cocaína, las rentas oscuras, la podredumbre y la ilegalidad pícaramente disfrazados de democracia. Ellos revelan cómo las potencias de la autonomía, la autoorganización y la solidaridad pueden vencer el terror y el autoritarismo; que sí es posible el parto de la esperanza y las alternativas; y de donde brotan las chispas de los nuevos relatos.

Y con una mirada más profunda, nos desvelan que el orden social oligárquico-mafioso de las últimas décadas es una ignominia y un escándalo para Colombia y para la humanidad y que ha llegado la hora de encontrar otros paradigmas de transformación política, económica y social.

@aristijose8

3 comentarios sobre «Lo que revelan la primera línea y el paro nacional»

  1. Have you ever heard of second life (sl for short). It is essentially a online game where you can do anything you want. Second life is literally my second life (pun intended lol). If you want to see more you can see these sl websites and blogs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial