Lo dice Thomas Piketty: ¡Viva el socialismo!

Por DIEGO OTERO PRADA

Dos libros acaba de publicar Thomas Piketty. El primero, ¡Viva el Socialismo! es una recopilación de artículos publicados en el periódico francés Le Monde del 16 de septiembre de 2016 al 14 de julio de 2020. Tratan fundamentalmente sobre Europa y Estados Unidos, pero algunas de sus reflexiones se pueden aplicar a Colombia. El segundo libro, que todavía no ha llegado a Bogotá, es Una historia breve de la igualdad.

Voy a referirme al primer libro, disponible en español, cuyo título es de por sí provocador. La mayoría de los políticos e intelectuales progresistas de Colombia no se atreven a decir” viva el socialismo”. Yo me encuentro entre los que afirmo que no hay que tenerle miedo a la derecha y al centro colombianos y atreverse a hablar de socialismo. Y a defenderlo. Por mi parte, apoyo lo que se llama ecosocialismo. En verdad, Colombia necesita un partido socialista.

Viva el Socialismo

Piketty confiesa que al comienzo fue neoliberal, pero evolucionó hacia la forma de socialismo que hoy defiende.  En su introducción hace un resumen de sus ideas. Dice (pp. 14-15): “Como muchos en la década de 1990, fui más liberal que socialista, orgulloso como un pavo real de mis observaciones juiciosas, desconfiando de mis mayores y de los nostálgicos, y no soportaba a los que se negaban decididamente a ver que la economía de mercado y la propiedad privada eran parte de la solución”.

“Hete aquí que treinta años después, en 2020, el hipercapitalismo ha ido demasiado lejos. Ahora estoy convencido de que hay que pensar en la superación del capitalismo, en una nueva forma de socialismo, participativo, descentralizado, federal y democrático, ecológico, mestizo y feminista”.

Son ideas interesantes las que ofrece Piketty, que para llevarlas a cabo requieren de un movimiento de masas fuerte, de partidos que no le teman a la palabra socialismo. En Europa y Estados Unidos ya hablar de socialismo no asusta y son muchos los que están volviendo a esta concepción política. En estos países se habla de izquierda, centro, centro derecha, centro izquierda, extrema derecha e izquierda sin tapujos, no existe el cuentico que han inventado en Colombia de que la izquierda y la derecha ya pasaron de moda. Que la clase obrera desapareció, del cuento de Toni Negri de las multitudes, que el imperialismo no existe, que lo que hay es el concepto de imperio, que ahora lo inmaterial acabó con el concepto de valor, que no hay clases. 

En resumen, sus propuestas son las siguientes:

  1. Propone un proyecto socialista global basado en la reducción de las desigualdades, la circulación permanente del poder y la propiedad, y una definición clara de indicadores económicos y ambientales. Es un proyecto que supone una larga marcha hacia la igualdad y el socialismo participativo.
  2. Pide cambiar el concepto de producto interno bruto-PIB por la noción de renta nacional (que significa PIB menos consumo de capital).
  3. Fomentar la cogestión de los trabajadores en el manejo de las empresas.
  4. Invertir en salud, educación y seguridad económica y social.
  5. La pandemia mostró la insuficiencia de medios hospitalarios y de recursos humanos disponibles.
  6. Hay que hacer un mejor reparto de poder en las empresas. Ejemplos, Alemania y Suecia, donde los empleados forman parte de las juntas administradoras en casi un 50% del total de miembros. Esto ha favorecido la paz social y una mayor participación de los empleados en la estrategia de las empresas a largo plazo. En Francia, en 2013 se entró muy tímidamente con solo un representante de los trabajadores.
  7. Defiende un gasto público alto destinado a educación, salud, pensiones y transferencias sociales. Este gasto fue en Europa entre 40-50% de la renta nacional en 1988-1990, pero se estabilizó después a este nivel.
  8. Defiende que es necesario realizar una mayor distribución de la propiedad. Propone una herencia mínima para los mayores a 25 años de 120.000 euros (60% de la herencia media en Francia), financiada con un impuesto a la propiedad neta de deudas y un impuesto progresivo sobre las herencias. Y un impuesto sobre el carbono para las emisiones individuales más elevadas.
  9. Propone construir una perspectiva internacionalista, pero dejando de lado la ideología del libre comercio absoluto. Es decir, de un modelo internacionalista en los objetivos últimos (justicia económica, fiscal y ambiental) pero de gobierno nacional en sus modalidades prácticas.
  10. Promover un socialismo feminista, mestizo y universalista. Acabar con el patriarcado.
  11. Abandonar las políticas identitarias.
  12. Dejar de promover el culto al mercado todopoderoso.
  13. Abandonar las políticas de austeridad y de reducción demasiado rápida de los déficits fiscales (que ocurrió después de 2008-2009), que explica la explosión del desempleo.
  14. Definir un salario justo más que una renta básica.
  15. Aumentar el salario mínimo.
  16. Acabar con la sacralización casi religiosa del principio de “competencia libre y distorsionada” de la Unión Europea.
  17. Establecer impuestos sobre intereses y dividendos.
  18. Para responder al desafío climático, reducir las desigualdades sociales a todos los niveles. “Las emisiones de carbono se concentran fuertemente en los más ricos. A escala mundial el 10 por ciento más rico es responsable de casi la mitad de las emisiones y el 1 por ciento más rico emite más carbono que la mitad más pobre del planeta. La drástica reducción del poder adquisitivo de los más ricos tendría por lo tanto un impacto sustancial en la reducción de las emisiones mundiales (p.p. 226-227).
  19. Fundamental establecer un nuevo régimen universal de pensiones, cuya financiación debe basarse en la solidaridad y la contribución de todos, especialmente de los más acomodados. Debería considerarse una escala progresiva que exigiese mayor contribución a mayores rentas y patrimonios.

Como se dijo al comienzo, las nuevas ideas de Piketty son muy interesantes. No pide acabar con el capitalismo sino transformarlo radicalmente, con unas propuestas que siempre han sido defendidas por los socialistas de todo el mundo. La idea es llegar a un mundo más igualitario, con mayor poder para los trabajadores y mayor capacidad de ingreso para todos. Sus ideas van en el camino de una social democracia nueva, progresista, de izquierda.

Recomiendo leer este pequeño libro de Thomas Piketty, muy instructivo sobre muchos puntos que se debaten hoy en día para la construcción de un nuevo modelo post capitalista.

@DiegoOteroP

Piketty, T. (septiembre 2021) ¡Viva el socialismo! Editorial Planeta, Colombia. Bogotá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial