Llegó el Día D

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Hoy, comicios esperados
de elección presidencial.
Día de batalla final:
triunfadores y quemados.
Tres meses entusiasmados
deshojando margaritas
en plazas, calles, garitas,
para azuzar ciudadanos
y cogerlos de marranos,
con propuestas inauditas.

Se acabaron las promesas,
las mentiras, los halagos,
las malquerencias, los pagos,
y las múltiples bajezas.
En medio de las torpezas
que la campaña describe,
esto es lo que se percibe:
cuatro no dieron la talla;
dos tiraron la toalla;
ya no es el que diga Uribe.

Las encuestas en su nicho
dan un puntero afianzado,
al que muchos han tratado
como indeseable bicho.
Le controvierten su dicho
por ególatra altanero,
y aunque aceptan que es primero,
hay rifirrafe a la vista:
unos dicen ¡qué estadista!
otros gritan ¡guerrillero!

El segundo no se escapa
de las diatribas furiosas,
por sus greñas pavorosas
y el discurso que no atrapa.
Otro paisa ya es la tapa;
¡no más ese sonajero!
que ese tono montañero
nos ha llevado al abismo,
y el tal Fico es de lo mismo,
y para colmo bien ñero.

Con censurables maneras,
de la corrupción doliente,
ha insultado a mucha gente
y anuncia quitar chequeras.
Sus expresiones groseras
de las que saca provecho
ya llevan muy alto el techo
entre madrazo y madrazo;
parece habrá sobrepaso
del “santandereano arrecho”.

Para otro no habrá urnas llenas
por ponerse de aguas tibias:
“que las derrotas alivias
yéndote a mirar ballenas”.
Las cifras no han sido buenas;
fue remontada a la baja
con muy clara desventaja;
y en la anunciada remonta,
no hubo ni siquiera monta,
resultó ser pura paja.

Y los menos conocidos
compiten por vanidad;
en la dura realidad,
son suicidios asistidos.
En el tarjetón perdidos
duermen profundo sopor
sin votos y sin honor:
si los sumamos a todos,
con sus propuestas de godos,
les gana el margen de error.

Así ha llegado el final:
las urnas están abiertas.
Que las consciencias despiertas
impidan que gane el mal.
Frente al desgreño habitual
nos exige la razón
mucha participación:
todos a tomar partido.
Lo que no está permitido
es que gane la abstención.

ÑAPA:
“Si hubiera reelección
yo ganaría”, dijo Duque.
Tan solo una condición:
que fueran mis contendores
los hoy fijos perdedores
Ingrid, Gómez, John y Lupe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial