La vacuna y el profesor Patarroyo

Por ALONSO OJEDA AWAD

Después de más de un año de vivir bajo la angustia y la zozobra del Covid 19, llegó a nuestra nación la vacuna contra tan grave y devastadora pandemia. En amplios sectores de población su llegada generó vientos de esperanza, confiados en que por el camino de la vacunación podamos dejar atrás tanta muerte y dolor. 

Debemos reconocerlo, las opiniones en el campo científico están divididas. Hay importantes investigadores que creen que la protección que brinda la vacuna es limitada y los riesgos de la misma, como efectos colaterales o secundarios, deben ser tenidos en cuenta, con la obligación de hacer un seguimiento puntual a la población vacunada.

El show del presidente Duque ha sido mal visto. Se les quiere dar un valor politiquero a las vacunas, cuando sabemos que es una obligación. Foto de Las2orillas.com

Entre estos conceptos sobresale el que brindó el profesor Elkin Patarroyo, en entrevista a una periodista española. Conozco al profesor hace muchos años y guardo especial admiración y cariño por él y su familia. Tengo un recuerdo claro de su padre, quien orientó de manera muy sabia los esfuerzos de sus hijos por los caminos de la investigación y del saber humano. Juntos llegamos a la emblemática Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, yo uno o dos años adelante de él. Siempre admiré su inteligencia y la forma segura como emprendía sus esperanzadores desafíos investigativos.

Después lo vi comenzar el arduo camino de los laboratorios, tras la búsqueda de la vacuna contra el paludismo, que tantas vidas ha segado en África, Asia y América latina. Hizo avances significativos en este campo, que fueron reconocidos por la comunidad científica mundial. Sé que persiste en el árido camino de la investigación de las vacunas sintéticas y estoy convencido de que va a dar muy buenas noticias al mundo, esperadas desde hace un buen tiempo.

No sé cuáles han sido las razones del actual gobierno para no llamarlo a brindar su asesoría en un campo que conoce bastante bien, como es el de las vacunas. Espero que no sea por su clara posición frente a las transnacionales farmacéuticas, a las que en varias oportunidades les ha dicho, en términos precisos, que los resultados de su investigación sobre vacunación contra el paludismo solo los entregará a la ONU y a la OMS, para que sean ellas y no intereses privados que vayan a hacer de estos esfuerzos científicos, negocios privados.

En todo caso, ya comenzó la vacunación en Colombia, con más show mediático que verdadera eficacia en cuanto a cubrimiento de la población. Este show promocionado por el presidente Duque ha sido mal visto. La opinión pública entiende que se les quiere dar un valor politiquero a las vacunas, cuando todos sabemos que es una obligación constitucional, que concede derecho toda la población colombiana.

La verdadera realidad es que la vacuna, hasta ahora, es el camino más claro para que toda la humanidad pueda dejar atrás esta situación tan preocupante situación. Los tiempos venideros nos dirán qué tan acertados estábamos en este pronóstico.

@alonsoojedaawad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial