La «Estabilización de Precios» de los combustibles se debe acabar

Por DIEGO OTERO PRADA

El Fondo de Estabilización de Combustibles fue creado por la Ley 1151 de 2007, artículo 69, bajo el gobierno neoliberal de extrema derecha de Álvaro Uribe Vélez, monstruo ideado por los neoliberales colombianos. Este tipo de Fondo no existe en ninguna parte del mundo.

La ley 1151 es la ley por la cual se expidió el Plan de Desarrollo 2007-2010, así que el Fondo se podría acabar por la nueva ley que apruebe el plan de desarrollo 2023-2026.

Dice su Artículo 69: Créase el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC), sin personería jurídica, adscrito y administrado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el cual tendrá como función atenuar en el mercado interno el impacto de las fluctuaciones de los precios de los combustibles en los mercados internacionales. 

Los recursos necesarios para la constitución de este Fondo provendrán de la transferencia de parte de los recursos ahorrados por Ecopetrol S. A., a que hace referencia el artículo sobre el “Fondo de Estabilización Petrolera” de la presente ley. 

La operatividad y funcionamiento de dicho Fondo se adelantará de conformidad con la reglamentación que para el efecto expida el Gobierno Nacional, y en todo caso se sujetará a las normas y procedimientos establecidos en la Constitución Política y el Estatuto Orgánico de Presupuesto”. 

Fue una creación para justificar incrementos en los precios de los combustibles e impedir la autonomía de los gobiernos para definir una política de precios sin presiones.

Obsérvese que la formulación de los precios de los combustibles ligándolos a los precios internacionales se decidió en 1999, y en esa ocasión no existía el Fondo de Estabilización y no se presentaba ningún problema fiscal para el gobierno central. Fue una idea, la del Fondo, en que intervinieron funcionarios del ministerio de Minas y Energía y las directivas de Ecopetrol, para buscar el beneficio de esta empresa, independientemente del interés general.

La consecuencia ha sido que en época de precios altos del petróleo esto crea una presión inmensa para aumentar los precios de los combustibles para evitar que se forme ese saldo monstruoso a favor de Ecopetrol. Y, por supuesto, esto crea tensiones en las finanzas públicas, e impide tener recursos suficientes para inversión social, y si se incluyen estos déficits como parte de las cuentas fiscales, aumenta el déficit fiscal del gobierno central.

En la actualidad este monstruo ya implica un faltando contable de 30a 40 billones de pesos, imposible de resolver si no se toma la decisión correcta de eliminarlo de un plumazo, y quitarse ese nudo gordiano que han impuesto los neoliberales.

Si el ministro de Hacienda insiste en continuar con este monstruo, la solución es supercomplicada porque implica aumentos de 100% en los precios de las gasolinas y el ACPM y presión sobre el Gas Licuado de Petróleo (GLP), que sigue la misma teoría de los precios internacionales. Pero, como hay un faltante, este habría que pagarlo según insistencia de los economistas conservadores.

Es una carrera que nunca terminará, porque el mercado petrolero es muy volátil. Si hoy el precio ha bajado por la caída en el crecimiento de la economía mundial, nadie puede predecir qué sucederá en el futuro, dado que la geopolítica siempre ha influido en los precios del petróleo, y pueden darse situaciones que den lugar precios, de nuevo, por encima de 100 dólares el barril.

Pero, como no se pueden incrementar los precios de un golpe a cien por ciento, el déficit contable en el fondo seguirá creciendo, llegando cada vez a cifras más altas.

Si no se rompe este nudo gordiano, ninguna reforma tributaria será suficiente. La actual, de aprobarse, llegará a 25 billones de pesos, apenas serviría para tres años del déficit del Fondo de Estabilización.

No entiendo por qué un gobierno progresista insiste en esta camisa de once varas y no quiebra el nudo gordiano, borrando este Fondo, así como se creó por Ley así se acaba,

Si se persiste en esta idea absurda neoliberal, el gobierno de Gustavo Petro estará  muy limitado en sus reformas. Por favor, acaben ese Fondo, qué les pasa, qué  miedo tienen, ¿a que los acusen los neoliberales?

@DiegoOteroP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial