Feria (de locos) de remate

Por PUNO ARDILA

*«Cada uno habla de la feria según le va en ella». Nosotros intentamos sobrevivir.

*El dinero de la nómina de la EMA se gastó en la Feria; cuando menos así lo manifiestan los profesores que laboran allí, que tienen pendiente el pago de los meses de julio y agosto, y ya casi septiembre. La respuesta que dio algún funcionario despistado (y ojalá que solo haya un comentario burlón y no una verdad) es que la plata se necesitó para cubrir los costos de la “Feria Bonita”.

*Un contratista del IMCT atropelló a una mujer y a su sobrina. En este momento ellas se encuentran delicadas de salud, y el alcalde Cárdenas dice que se ha comunicado con la mamá de la menor de edad, pero ella, la mamá, lo desmintió en público esta semana: no se comunicó. El conductor borracho, que ya debe haber desenguayabado, está libre.

*De acuerdo con la información suministrada por Vanguardia, el segundo fin de semana de la “Feria Bonita”, la Policía realizó 68 capturas y recibió 10.870 llamadas de emergencia: 498 riñas, 253 por alteración de la comunidad y 161 por violencia intrafamiliar.

*El último fin de semana de “Feria Bonita”, la carrera 27 estuvo cerrada para dar paso a las actividades “culturales”. Si bien pudo apreciarse una programación dedicada a la cultura y a las buenas costumbres, con presupuesto oficial, las condiciones fueron bien diferentes para los de fuera (cultural y geográficamente hablando) que para los nuestros. Diferencias tan marcadas como que algún foráneo recibió mil veces lo pagado a los locales.

*Dizque salió Rodolfo Hernández a decir: «Mientras yo logré convertir la Feria de Bucaramanga en un acto cultural, el borracho de Juan Carlos Cárdenas y todos los funcionarios de su alcaldía lo que están haciendo es destruyéndola, convirtiéndola en puros actos de alcoholismo que terminaron en violencia». Eso es lo que ocurre cuando se confía en otros para seguir gobernando en cuerpo ajeno; así le pasó también a tú-sabes-quién, cuya única alternativa fue echar mano de Juampa, y, a pesar de que se le advirtió, le dio el aval, y el hombre lo traicionó, para bien del país, por supuesto. Pero la segunda fue la vencida, porque no podía levantarse a un muñeco más apropiado que el Duque, y ahí sí coronó, y arrasaron hasta con el nido de la perra.

Mensæ tegumentum primus. Debieran tomar de ejemplo a la Alcaldía de Lebrija, que después del abandono cultural en que estaba ha emprendido acciones verdaderas para la formación cultural dentro de estándares y criterios bien definidos. Cuando menos es lo que alcanzamos a ver desde aquí.

Mensæ tegumentum secundus. Increíble que en Colombia quien quiere levantar una hipoteca tiene que hipotecar otro inmueble para pagar lo que cobra la notaría por levantar la hipoteca. ¿Hasta cuándo el negocio infame (e inútil) de las notarías?

Mensæ tegumentum tertĭus. La pleitesía de medios de comunicación y ciudadanos colombianos a las obsoletas monarquías europeas demuestra que no hemos podido deshacernos de ese talante esclavo y servil con el que fueron levantados los habitantes del Nuevo Mundo.

@PunoArdila

(Ampliado de Vanguardia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial