La derecha desapareció por arte de birlibirloque

Por GERMÁN AYALA OSORIO

En el actual escenario preelectoral en Colombia, dos hechos políticos se están consolidando. El primero, la aparente toma de distancia de varios precandidatos presidenciales de lo que se conoce como el uribismo y de la ya raída figura de Álvaro Uribe Vélez. Y el segundo, el surgimiento de un centro político medroso y difuso, que además de ocultar el desastroso gobierno de Iván Duque, intenta hacerle creer a una parte de la opinión pública que la derecha desapareció o que será derrotada en el 2022. O que simplemente, nadie de los que militaron históricamente en ese espectro son responsables de los problemas estructurales que mantienen a Colombia postrada por los altos niveles de pobreza y la concentración de la riqueza en pocas manos.

Se trata de una evidente estrategia de marketing y propaganda política de personajes como Federico Gutiérrez y Enrique Peñalosa, entre otros, que, hábilmente, se quieren vender como una opción de cambio, cuando saben que lo único que pueden ofrecer es más de lo mismo, porque ambos tienen deudas políticas con el actual régimen de poder, manejado por una infame cofradía de derechistas neoliberales.

Por largo tiempo la opinión pública en Colombia votaba por candidatos liberales o conservadores, sin que se hablara de un centro consolidado. Los aspirantes de la izquierda eran casi espectrales. Había una baja cultura política, generada por el cerramiento democrático surgido del Frente Nacional en el que metieron al país la entonces dirigencia de los partidos Conservador y Liberal. Justamente, esas circunstancias son las que le permiten hoy a Alejandro Gaviria, decir que hay en Colombia una tradición de centro: «el centro obedece a una tradición ideológica más rica, más profunda y más elaborada que aquella que nutre a la derecha o la izquierda«.

Los partidos Liberal y el Conservador entraron en una profunda crisis ideológica y programática que los llevó a exhibir hoy la vergonzosa condición de insepultos, gracias a la consolidación de las ideas neoliberales, la corrupción y el clientelismo. De sus entrañas y de las ideas de varios de sus hijos nacieron microempresas electorales como Cambio Radical, el Partido de la U y el Centro Democrático. Como también emergió el Nuevo Liberalismo, hoy de regreso a la arena política, más en función al reconocimiento de su personería jurídica que en la prevalencia de las ideas de Luis Carlos Galán, asesinado por el propio régimen en alianza con narcos.

El centro del que tanto hablan los medios y las redes sociales es una estratagema electoral con la que unos precandidatos buscan confundir a la opinión pública. Lo que realmente subsiste es un régimen criminal, sucio y corrupto, que hace operar al Estado bajo los intereses de unos capataces políticos, elevados por los medios masivos a la condición de líderes.

El temor a perder el control del Estado en manos de Gustavo Petro lleva por estos días a casi todos los candidatos de la derecha a presentarse como opciones de un centro espectral. Sin llegar aún al escenario electoral, la derecha parece desvanecerse por arte de birlibirloque, al tiempo que fluye la idea de que habrá en adelante un centro capaz de reorientar a un país que la derecha sumió en la desesperanza.

Dudo mucho que el «centro obedece a una tradición ideológica incluso más rica, más profunda y más elaborada”, cuando la propuesta más aterrizada del director de planeación en el gobierno de Uribe Vélez es derrotar a Petro. En lugar de atacar y de proponer cambios sustanciales, Alejandro Gaviria prefiere insistir en la idea de que Petro es un peligro, cuando lo que realmente constituye una amenaza para la viabilidad social e institucional del país es la continuidad del actual régimen político, orientado por la derecha representada en sujetos Uribe Vélez, Óscar Iván Zuluaga y María Fernanda Cabal.

@germanayalaosor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial