Habló la disk jockey

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Hola lindos, ¿cómo están?
¿Los asusta la pandemia;
esa inventada epidemia
para llenarnos de afán?
Que las cosas como van,
-dije en mi yate que adoro-
y repito en este foro:
“ese síntoma se quita,
con la fórmula bendita,
del di-óxido de cloro”.

Sí, yo soy Natalia París,
no sabia, pero sí bella;
en burradas, una estrella,
y en farmacia, una aprendiz.
Sin tapaboca en nariz,
sugiero con mucho tino,
el medicamento fino,
que no conozco en concreto,
pero les cuento, en secreto,
que les limpia el intestino.

La del aseo convino
que ese producto no afecta;
que al contrario, desinfecta
mis excretas sin destino.
Por eso a gritar atino,
con algarabía de histeria,
en mi tarima de feria,
que esa receta celebro
pues no daña mi cerebro,
por sustracción de materia.

Ay, Natalia, Natalita,
la más bella entre las bellas,
te adulamos como estrella,
pero mejor calladita.
Cómo te ves de bonita
exhibiendo tu derrier;
no hay mucho para escoger
porque al repartir los dones,
te llenaron los calzones,
a cambio de tu saber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial