Gilberto Tobón, ahora uribista: de Manguito a Mangote

 Por GERMÁN AYALA OSORIO

Ver para creer: lo que ayer fue la más sonora voltereta política con un ‘Manguito’ elegido por las listas del petrismo pero que en un abrir y cerrar de ojos se puso al servicio del Centro Democrático, hoy en segunda y sorpresiva versión nos trae a un ‘Mangote’ en la figura del abogado antioqueño Gilberto Tobón Sanín.

Así, se confirma lo que era un secreto a voces: el hasta ayer crítico furibundo del expresidente paisa, ahora será su candidato en busca de recuperar el control de la alcaldía de Medellín. En un video publicado en su cuenta de Twitter, cruzado de brazos y sin mostrar ningún gesto de vergüenza, el profesor Tobón es presentado por su nuevo jefe político como el nuevo alfil electoral del uribismo en Antioquia. Es posible que el Centro Democrático termine apoyando a otros candidatos, pero por ahora el ungido es el que en la pasada noche de Brujas se quitó la máscara de progresista para ponerse la que al parecer le genera mayor comodidad: el antifaz de la extrema derecha.

Este hecho político confirma la ambivalencia ideológica, la ambigüedad política que caracterizó a Tobón durante la pasada jornada electoral, así como el interés de Uribe Vélez en mantener, pese al marcado declive de su imagen, su condición de gran elector regional. Así, el exmandatario sub judice intentará poner en la alcaldía de la capital antioqueña a un ‘Jorgito’ más ilustrado, aunque igual de obediente; o si se quiere, a un avejentado ‘Iván Duque’. Es decir, Uribe le apostará ahora a gobernar la ciudad de la “eterna primavera” en cuerpo ajeno, usando las “carnitas, los huesitos” y el carácter acomodaticio de Gilberto Tobón.

Tobón será además el candidato del GEA (Grupo Empresarial Antioqueño) y de gran parte de la godarria antioqueña que de tiempo atrás choca con la administración del alcalde Daniel Quintero. Sin duda alguna, la candidatura de Tobón Sanín calienta el ambiente electoral y reta al Pacto Histórico a presentar un candidato con la suficiente seriedad y capacidad para enfrentar al uribismo. Ahora, solo falta que Uribe Vélez destape su carta para la gobernación de Antioquia.

Está el país ante un juego político que supera el carácter regional de las próximas elecciones locales, puesto es lo anterior es clara señal de que la caverna política ya está armando sus fichas hacia el objetivo táctico de recuperar la Casa de Nariño en 2026. Uribe sabe que el Pacto Histórico le apostará en estas elecciones a extender por las regiones el proyecto político que gira en torno a la figura y las ideas del presidente Gustavo Petro. Pronto sabremos si el uribismo sigue vigente o si ya es tiempo de proscribir a esa aviesa manera de asumir el Estado, donde el sello imperecedero del ethos mafioso no deja de imponerse sobre la administración de lo público.

@germanayalaosor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial