EL PODER, ¿PARA QUÉ?

Por Gerardo Martínez Martínez

Una semana muy dura
para algunos personajes,
que mantienen el ropaje
de gobiernos de impostura.
Se aferran a la locura,
muy cercana a la demencia,
de arrogancia y prepotencia,
de la vanidad, el trono,
para generar encono
sin humildad ni decencia.

Esa obsesión de poder
los presume invulnerables,
mandamases, intocables,
para abusar y joder.
Se resisten a aprender
la lección de cada día,
y no aceptan, ¿quién diría?
que es bien falsa la importancia,
distante de la prestancia,
cercana a la egolatría.

Son ellos, tan solo ellos,
los del nicho y la corona,
“de seda viste la mona”,
muy perfumados, muy bellos.
Con cámaras de destello
y luces de vanidad,
desconocen la humildad
del sabio humano prudente,
porque ellos ya no son gente,
ellos son divinidad.

Hemos de verlos un día,
entre injurias y dobleces,
terminando aquella orgía
de la falsa primacía
comiendo sus propias heces.

17 comentarios sobre «EL PODER, ¿PARA QUÉ?»

  1. It’s rare to get an expert in whom you may have some confidence. In the world of today, nobody actually cares about showing others the way in this matter. How lucky I am to have now found a wonderful web site as this. It is really people like you who make a genuine difference nowadays through the ideas they discuss.

  2. My spouse and I absolutely love your blog and find nearly all of your post’s to be precisely what I’m looking for. Would you offer guest writers to write content for you? I wouldn’t mind producing a post or elaborating on a few of the subjects you write about here. Again, awesome site!

  3. Apreciado y respetado doctor gerardo.lo felicito por sus décimas ,todo lo que expresa en ellas es real .que vivimos desde muchos áños en nuestra patria .ojalá pudieramos cambiar esa forma de pensar y gobernar.
    Gracias por compartir esas hermosas décimas reales y vividas .

  4. Gracias Raul, muy generosas tus palabras. Aciertas en todo. Ojalá logremos crear inquietudes en nuestros lectores, bajo el entusiasmo de una sonrisa o una carcajada. Cordial saludo

  5. Apreciado Gerardo. Quizás me atrevería a destacar tres aspectos importantes en su producción. Una, la rigurosa métrica utilizada y siempre respetada, lo que le da valor y respetabilidad literarias. Otra, el contenido oportuno y actualizado, presentado en forma irónica y a veces mordaz y sarcástica, bien logrado; y, finalmente, el mensaje subliminal enviado a los lectores, y que no es otro a que el pueblo abra los ojos, mire y observe; a que destape los oídos llenos de la cera mediática y acomodada que nos atosiga, y a que piense con alguna objetividad sobre la realidad circundante. En definitiva, apreciado Gerardo, usted se dirige a un público inteligente, racional y analítico… porque los otros, que no son pocos, no quieren saber ni entender y menos cambiar. Felicitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial