El País, nuevo juguete mediático de los Gilinski

Por GERMÁN AYALA OSORIO

Con la compra de El País la familia Gilinski le apuesta a convertir el periódico valluno en una plataforma informativa que complemente el trabajo periodístico, político, propagandístico y editorial que viene realizando Semana a nivel nacional. Es decir, la poderosa familia caleña usará el reconocimiento que aún le queda al diario conservador en Cali y el Valle del Cauca para tratar de imponer a las audiencias que lo consumen, los candidatos a la alcaldía de Cali y a la gobernación del Valle que sean del gusto de la derecha regional, conectados por supuesto con la élite del viejo régimen, con presencia en Bogotá.

La derecha ya tiene entre sus haberes a El Tiempo, El Colombiano, Semana y noticieros como RCN o Caracol, lo cual  sin duda constituye una constelación de medios con los que buscarán posicionar a sus candidatos y alcanzar las victorias electorales en las regiones donde hay evidentes simpatías hacia el proyecto político que lidera Gustavo Petro o en aquellas que tuvieron un comportamiento “subversivo” durante las movilizaciones de 2021, dadas en el marco de lo que se conoce como el estallido social.

Así las cosas, la pluralidad informativa, que debía derivarse de la operación de un régimen democrático, termina siendo una utopía y el mejor escenario para que esos medios hegemónicos manipulen los hechos e insistan en narrativas como el “comunismo”, el “castrochavismo” y la perversa relación que estableció recientemente Álvaro Uribe Vélez entre “terrorismo y populismo de izquierda”.

Bajo esas circunstancias, el oficio periodístico perderá credibilidad o esta se reducirá a los ámbitos sociales en los que la información publicada circulará antes y durante el escenario electoral que se avecina. En otras palabras, estamos en la antesala de una lucha a muerte entre la derecha mediática y la izquierda representada en el Pacto Histórico.

La derecha regional y nacional sabe que no basta con informar apelando al formato tradicional de los medios masivos. Muy seguramente apelarán a las redes sociales para posicionar sus narrativas, pero la matriz de lo que van a decir y a ocultar está representada en la operación de los medios arriba señalados. Como los objetivos electorales son la prioridad, el equilibrio informativo, la ética periodística y la responsabilidad social pasarán a un segundo plano. De hecho, medios como Semana, El Tiempo, El Colombiano o RCN hace rato vienen recorriendo ese oscuro camino que solo sirve para convertir a los periodistas en estafetas y a los medios en ruedas de transmisión.

Después de las elecciones veremos quiénes ganaron o perdieron en términos políticos y electorales. En términos periodísticos no hay que esperar a que llegue el final de las elecciones regionales, pues el “oficio más bello del mundo” hace rato perdió su belleza y dignidad. Paz en su tumba.

@germanayalaosor

* Foto de portada, tomada de Revista Forbes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial