El gobierno Duque desprecia la ciencia

Por JORGE SENIOR

Las noticias de la última semana relacionadas con la ciencia en Colombia y en el mundo muestran por qué estamos como estamos. Duque la volvió a hacer.

Mientras seguimos atentos a las misiones de China y Estados Unidos en Marte, el Fermilab anuncia el resultado de un experimento con muones que podría cambiar nuestra visión del mundo.  Algo no cuadra en el Modelo Estándar de la física de partículas y cabe la posibilidad de que estemos ad portas de descubrir la quinta “fuerza” fundamental.  Otra investigación internacional con participación colombiana y panameña sobre los efectos del meteorito que cayó en Yucatán hace 66 millones de años, nos brinda valiosa información sobre el origen de la selva húmeda tropical. Un conocimiento importante para la inmensa responsabilidad que tiene Colombia de conservar la Amazonia y la selva chocoana. Y así podríamos seguir mencionando grandes logros científicos en lo que va de 2021, pese a la pandemia.

En contraste, la noticia científica de la semana y de lo que va del año en Colombia es bien triste.  El presidente de facto, Iván Duque (digo de facto porque hay dudas sobre la legalidad de su elección, entre ñeñepolítica y fraude) decidió desafiar una vez más a la comunidad científica nacional con el nombramiento clientelista de una viceministra de ciencia que pertenece al emporio charista, una íntima amiga de Alex Char que poco o nada sabe de investigación, desarrollo, ciencia, tecnología o innovación, y carece de trayectoria en los temas que le toca atender. 

El nombramiento de la abogada Aljure, elegida Señora Barranquilla en un reinado, es una muestra más del desprecio por la ciencia y por los científicos.

Este gobierno, caracterizado por pésimos nombramientos en embajadas y cargos públicos, ya había hecho caso omiso hace un año a los reclamos de las asociaciones médicas y científicas en torno al nombramiento de Mabel Torres, pese al escándalo desatado por su reconocimiento de prácticas de investigación que se saltaron los exigentes protocolos éticos propios de los ensayos clínicos y que denunciamos oportunamente aquí en El Unicornio.  En esta ocasión los pronunciamientos de las comunidades científicas se dieron antes del nombramiento, y aun así Duque se pasó la advertencia por la faja.  Peor aún, la hoja de vida de la viceministra entrante no le da “ni por los tobillos” a la que ostenta la funcionaria saliente, Sonia Monroy, en una muestra evidente de retroceso adrede y de desprecio total por la ciencia y el conocimiento, con tal de complacer al poderoso Clan Char, que ahora acapara la presidencia del Senado, MinTIC y Procuraduría, además del poder local en Barranquilla, el Atlántico y otras administraciones locales.

Como bien dice Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (ACCEFYN), el nombramiento de la abogada Ana María Aljure, quien fue “Señora Barranquilla” en un reinado, constituye “una muestra más del desprecio por la ciencia y por los científicos” por parte del gobernante.

Dicho viceministerio, que ahora queda en poder del grupo Char, es el de Talento y Apropiación Social del Conocimiento, nada menos.  Allí recae la responsabilidad del fomento a la cultura científica. El gobierno Duque convocó una nueva Misión de Sabios al comienzo de su mandato para aparentar un liderazgo con visión de futuro, y luego ha omitido las recomendaciones de la Misión, empezando por la necesidad de aumentar la inversión en CTI.  Dijo la Misión en su recomendación 33: “El conocimiento y la ciencia son parte del acervo cultural de una nación.  Asegurar que la ciencia y los saberes se transfieren a toda la población es necesario en una sociedad que aspira darle un rol prominente al conocimiento.”  Esta idea ya estaba presente, aunque fuese letra muerta, en la Constitución de 1991, cuyo artículo 71 dice: “La búsqueda del conocimiento y la expresión artística son libres.  Los planes de desarrollo económico y social incluirán el fomento a las ciencias y, en general, a la cultura.  El Estado creará incentivos para personas e instituciones que desarrollen y fomenten la ciencia y la tecnología y las demás manifestaciones culturales y ofrecerá estímulos especiales a personas e instituciones que ejerzan estas actividades”. 

Sin embargo, en Barranquilla, epicentro del poder charista donde gobiernan desde hace 14 años en agobiante hegemonía, los gobiernos distrital y departamental no han sido capaces de impulsar la cultura y mucho menos la cultura científica.  Hace poco denunciamos en esta columna la debacle cultural de Barranquilla con sus museos e infraestructura cultural en ruinas. Y la apropiación social del conocimiento es peor, pues no hay el más ínfimo proyecto o iniciativa que apoye la divulgación científica. Por ejemplo, el tema está excluido de los portafolios de estímulos.  En los proyectos de regalías tampoco hay nada.  En Barranquilla sólo hemos podido tener un Planetario pequeño y centro interactivo, gracias a la iniciativa privada, sin ningún apoyo del sector público, dominado por la politiquería.  Esto contrasta con proyectos en Cali, Cúcuta, Barrancabermeja, Ibagué y Nariño, cuyas administraciones sí tienen algo que mostrar.       

Pero seamos justos con el gobierno uribista: este desprecio por la ciencia en Colombia viene desde hace muchos gobiernos.  Eso explica que mientras Japón tiene 509 planetarios y centros de ciencia, Estados Unidos 330, Colombia tiene escasamente ocho y sólo Maloka, Parque Explora y los Planetarios de Bogotá y Medellín tienen estándares internacionales.

No me he enfocado aquí en la ciencia aplicada, pero, dado que se ha disparado el tercer pico de la pandemia de Covid-19, empezando por Barranquilla y Atlántico, no puedo dejar de mencionar que en ese aspecto también se raja el gobierno actual.  Y aunque fue en el gobierno de Pastrana que Colombia dejó de producir vacunas, Duque no ha sido capaz de reactivar la investigación y producción en este sector, mientras que Cuba, México Brasil y Argentina sí están desarrollando vacunas propias contra Covid-19.

@jsenior2020

Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial