El declive de la derecha y una oposición mal parada

Por SANDRA GARCÍA

Cien días han transcurrido desde la posesión de Gustavo Petro como presidente de la república, finalizando su primer trimestre con una imagen positiva del 61%. Su gobierno ha cumplido en corto tiempo con varias de las expectativas de electores y no electores.

Tan alto porcentaje de aprobación dejó descolocada a la derecha colombiana, que convocaba continuamente a marchas antipetristas a nivel nacional para demostrar -según ellos- un supuesto descontento masivo contra el actual gobierno. Pero esto nunca se vio reflejado en las calles y menos en las encuestas.

El intento desesperado del uribismo por mostrar una oposición fuerte al estilo venezolano dejó el espectáculo de una bochornosa pataleta de adultos mayores alentados por el fanatismo, la ignorancia, la desinformación de los medios tradicionales y las mentiras de algunos politiqueros. Salían cada ocho días a recorrer las calles prometiendo liberar al pais de un supuesto comunismo, en medio de comentarios clasistas, racistas y xenófobos.

A partir de la intrusión del narcotráfico en la política se empezó a premiar la ignorancia, la negligencia, la corrupción y el cinismo como un modus operandi de la casa de Nariño. La compra y falsificación de títulos profesionales no solo involucró a periodistas de grandes medios, también recorrían los pasillos del Congreso y la Presidencia. La derecha poco a poco ha ido mostrando figuras políticas que nacieron del chanchullo, la mentira, la trampa, la ignorancia, el favor y la necesidad de imponer su continuidad, propiciando así su declive.

Es evidente que la oposición de derecha perdió gran parte de su poder político y terminó convertida en sombra de sí misma, con un oscuro pasado, sin futuro previsible y una baraja política sin nada novedoso o inteligente.

Personajes como la señora Cabal, Polo Polo, Federico Gutiérrez, Paloma Valencia, Enrique Peñalosa, Rodolfo Hernández y Enrique Gómez entre otros, son fichas iletradas de la obsoleta y rancia derecha que se destacan por sus masivos e ingorantes comentarios y muy poco por sus aportes políticos y sociales.

Una derecha acostumbrada a imponer y gobernar, que nunca ha leído las dinámicas sociales, las complejas realidades ni las necesidades de una comunidad a la cual miran de reojo y de manera utilitarista.

Además, cada cuatro años emerge la centro-tibieza, una derecha solapada que se excusa en lo políticamente correcto y la academia para no involucrarse en una verdadera política social. Una oposición sin posición. Arremeten con tibias y mediocres críticas ante el miedo de perder su privilegio y así poder cubrir la larga lista de favores políticos que adeudan.

Ante la pérdida de las elecciones presidenciales, la derecha se lanza en una afanada carrera para conquistar alcaldías y gobernaciones y recuperar algo de poder a nivel nacional. ¿Qué clase de personajes utilizarán en cada región? Lo sabremos pronto.

Por ahora lo importante es que los colombianos hayan entendido la importancia de votar correctamente y elegir un representante con educación, humanismo, visión social, anticorrupción, que verdaderamente le apueste a la paz y cumpla su función política, que sea un verdadero servidor público.

Nuevos pensamientos políticos recorren el país, hay un electorado que entiende la importancia de subir los estándares políticos y exigir candidatos que estén a la altura social, humanista e intelectual que necesita en este momento Colombia.

¿Estará la derecha preparada para esto?

Anexo:

Quiero recordarle a la gente de bien que Jesús dijo “Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. En ningún momento habló de evadir impuestos, así sean creyentes, pastores o el mismísimo San Pedro; no se hagan los fariseos.

También Jesús les enseñó a sus apóstoles el hermoso acto del servicio, incluso a personas leprosas. Jamás les dijo que tomaran ametralladoras y mataran judíos. ¿Entonces, por qué carajos prefieren ver jóvenes pobres con ametralladoras y no aprendiendo a servir a su comunidad y a las personas que necesitan colaboración?

Luego dicen que los ateos carecemos de moral y ética…

¡Válgame Dios!

@ladytron26

* Foto de portada, tomada de La Silla Vacía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial