Algunos temas de reggaetón surgen de las cloacas urbanas

Por HUMBERTO TOBÓN

La música es un estímulo que produce sensaciones y reacciones. Está basada en el ritmo, la melodía y la armonía. Los impactos de su sonoridad sobre el comportamiento de las personas es objeto de estudio. Grandes de la música se han vinculado con las investigaciones científicas sobre sus efectos sicológicos y físicos. Como consecuencia de esto, por ejemplo, ha tomado auge la Terapia Musical: una profesión y una especialidad donde se entrelazan la sicología, la neurociencia y la música para tratar temas de estrés, motricidad, ansiedad, desarrollo de habilidades comunicacionales y algunas enfermedades, como el Alzheimer.

Siempre hemos creído que la música es benéfica para la salud. Que la estética de las letras, la combinación instrumental y la cadencia de la voz hacen de la música una manifestación artística. Pero apareció el Reggaetón, con textos maledicentes, ritmos inconexos, frases con medias palabras que muestran el vocabulario subterráneo de los barrios bajos de Nueva York, Panamá y Puerto Rico… y también Colombia. Un fenómeno que muchos denominan “Cultura Urbana”. Que ha hecho multimillonarios a cantantes, compositores y discográficas.

Los títulos musicales de este ritmo adoptado y venerado por una parte de la juventud latinoamericana contienen letras que, casi sin excepción, hacen alusión grotesca al sexo y exaltan la agresión permanente a la dignidad de las mujeres. Así sucede, para sólo poner dos ejemplos colombianos, con Maluma y J Balvin.

Maluma, en un esfuerzo sobrenatural de creatividad, compuso en compañía de Mario Cáceres, Kevin Jiménez, Bryan Lezcano, Eli Palacios, Servando Primera, Stiven Rojas y Andrés Uribe la letra la canción Cuatro Babys (2017): “Siempre me dan lo que quiero/ Chingan cuando yo les digo/ ninguna me pone pero”. La produjo Sony Music Latin y fue un éxito, a tal punto que ganó premios internacionales. A pesar del tema abiertamente misógino, ocupó el primer lugar en los listados de diez países y vendió 2,6 millones de copias.

J. Balvin no se queda atrás y para componer la canción Perra, requirió, además de su esfuerzo intelectual, el de Juan Vargas, Kevyn Mauricio Cruz Moreno, Cromo X, Leonardo Felipe Yasmil, Raymi Miguel Paulus Torres y Tokischa. La letra es una narrativa de mal gusto, una cosificación de la mujer y un llamado al maltrato y la violencia femenina.

“Loco calla’o, no ando ladrando / Una mala en calor e’ lo que yo ando buscando (yeah) / Te pongo en cuatro pata’, tú ere’ perra, no ere’ gata (miau) / Sé que ere’ wa-wa-wa, pero no ere’ viralata”. A esta obra maestra de la chabacanería, se agrega el coro “Yo soy una perra en calor / ‘Toy buscando un perro pa’ quedarno’ pega’o / Ey, eres una perra en calor (ajá) / Y estás buscando un perro pa’ quedarte pegá/”

Aunque el video de esta canción ha sido censurado en varias plataformas virtuales, seguramente ganará muchos premios de la industria discográfica y la cantarán a grito herido miles de jóvenes, que creerán que esta es una obra de arte.

@humbertotobon

* Imagen de portada, tomada de Abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial