Trasplante de cerdo a humano

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Se anuncia con alborozo
el trasplante a enfermo humano,
de un corazón de marrano
criollo, ordinario y mugroso.
“Uy marica, es mucho oso,
que el órgano de un porcino
se le instale a algún vecino”,
tuiteó el gomelo ardido
exaltado, sorprendido:
“Eso es trasplante cochino”

Claro, no estaba enterado
que en esta Polombia nuestra,
cualquier actitud siniestra
es por cuenta del Estado.
Ya hubo marrano implantado
cuando estaba muy pichón,
con un grande corazón
y dizque con firme pulso;
pero, como cerdo insulso,
se quedó “cerdo lechón”.

Ferias en pandemia

Ferias, pero solo a ratos,
para evitar el contagio;
mas, como dice el adagio,
sigue «feria de contratos”.
Según consignan los datos,
en la misma Presidencia
donde predican decencia,
vinculan parientes, mozas,
hermanos, tíos, esposas,
con contratos de indecencia.

La excusa el jefe respalda,
aduciendo que hubo engaño,
y esos contratos de amaño,
se hicieron a sus espaldas.
Pues que se amarre las faldas
la jefe de gabinete,
porque es grande el ramillete
de contratistas corruptos;
son muchos los exabruptos,
eso es gestión al garete.

Victimarios al poder

Esta guerra tan absurda
tiene tintes de locura
y demanda la censura
de la derecha o la zurda.
En estrategia muy burda
los victimarios de antes,
siempre “buenos” asaltantes,
pretenden ser elegidos,
entre nombres escondidos
de esposas, hijos y amantes.

ÑAPA

La nómina paralela
allá en la Sergio Arboleda,
así, de entrada, revela,
que son una mala escuela,
con la rectitud en veda.

@pedrojdelvalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial