Taller de sexo «oral» para hombres dictado por una lesbiana

Por HERMANN SÁENZ PRIETO

Elizabeth Castillo es manizaleña pero lleva mucho tiempo viviendo en Bogotá. Es abogada consultora en derechos sexuales y reproductivos y con ampliar experiencia en procesos de formación y capacitación en estos campos.

Encontró dentro de su trabajo que es asombrosa la falta de información respecto al sexo entre hombres y mujeres, y cree que es producto de la falta de educación sexual: “nunca hablamos de sexualidad, le tenemos pavor a hablar de sexualidad”.

Por eso creó el “Taller de sexo oral para hombres heterosexuales”. Con un subtítulo aclarativo: “dictado por una lesbiana”. Durante dos horas Elizabeth habla con los hombres sobre la sexualidad de las mujeres. El taller virtual, según Castillo, “tiene una metodología donde no hay necesidad de poner el nombre, la cara, ni siquiera de participar, si no quieren. Las herramientas que uso son prácticas para mantener la confidencialidad”.

La abogada está segura de que durante esas dos horas “los hombres encuentran un espacio seguro y tranquilo para que hablen de la sexualidad de las mujeres, que es un tema que manejo, porque no solo soy mujer: también soy lesbiana y eso me da alguna información”.

Aunque el título del taller habla de sexo oral, ella aclara que es un juego de palabras, porque en realidad de los que se trata es de «hablar» de sexo. “Ha habido una evolución relativa en las prácticas, pero no en entender que el sexo hace parte de la identidad. Es un derecho tener una sexualidad placentera, eso es lo que aún no está claro”.

Castillo afirma que “la sexualidad no es el encuentro de una o tres horas o cinco horas con un personaje que acabas de conocer. Es una cosa más compleja, que pasa por la construcción de un erotismo, de una intimidad, de una confianza que necesariamente requiere un tiempo de conocimiento entre quienes se involucran en una relación, sin importar el número de personas o el sexo que tengan. Hemos avanzado -a pesar de la espantosa mojigatería colombiana- con muchos tabúes y desinformación”.

Y agrega que: “El discurso religioso que suprime la sexualidad placentera, que privilegia la sexualidad reproductiva y sanciona cualquier expresión de la sexualidad que no tenga un fin reproductivo, y que le parece escandalosa la sexualidad para pasarla bueno, es muy difícil en una cultura como la nuestra. Aquí es muy difícil que la gente tenga una aproximación a la sexualidad más tranquila”.

Por eso la abogada enfatiza: “la relación sexual no es solo la penetración o el momento en que hay fricción entre el pene y la vagina, una relación sexual es una cosa mucho más compleja que eso. La penetración hace parte del ejercicio, pero no es el único ejercicio”.

La pregunta que más escucha en los talleres es: «¿Cómo hago para que ella disfrute más?». Para la sexóloga esto demuestra el genuino interés que tienen los hombres de mejorar el bienestar en la experiencia sexual de las mujeres: “a mí eso me parece bellísimo”.

Y  “mi respuesta es pregúntele, convérsele, no le tenga miedo a los juguetes, exploren porque hay una parte prohibida del cuerpo y otra no. La principal recomendación es que no crean que se las saben todas”.

Los hombres interesados en sus talleres la pueden encontrar en Facebook como Elizabeth Castillo o escribir al 313 3476197. El taller por zoom tiene un costo de 40 dólares o 120.000 pesos. Pronto tiene la idea de hacer un taller para mujeres. 

Elizabeth también habló con nosotros sobre el clítoris, su educación sexual en el colegio, el sexo en los jóvenes, la monogamia y las identidades sexuales.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial