Nos embarga la desesperanza

Por HUMBERTO TOBÓN*

Cuando en la encuesta de Pulso Social (agosto 2021) el DANE les preguntó a los colombianos de las 23 principales ciudades si comparando la situación económica actual con la de hace un año, ¿tiene en este momento mayores posibilidades de comprar ropa, zapatos, alimentos, etc.?, la respuesta no pudo ser más desoladora: Sí 2,5%, No 72,1%.

Y cuando los inquirió sobre la posibilidad de comprar muebles, televisor, lavadora u otros electrodomésticos, la respuesta contundente fue: Sí 0,8%, No 82,3%.

Frente a la pregunta de si actualmente tiene posibilidades de ahorrar alguna parte de sus ingresos, el 77,2% de los encuestados dijo que No y el 11,8% respondió que Sí.

Pero donde queda evidenciado que los colombianos están embargados por la desilusión, fue con la respuesta a la pregunta: ¿Cómo considera usted la situación económica de su hogar comparada con la de hace 12 meses?, el 7,7% dijo que mejor o mucho mejor, y el 54,1% expresó que peor o mucho peor. Mientras que el 38,2% manifestó que igual.

Esta última respuesta en la encuesta de Pulso Social del DANE, es la que marca el sentimiento de los colombianos con el presente y con su futuro. Que el 92,3% de los encuestados asegure que están igual o peor que en agosto de 2020, cuando los efectos de la pandemia hacían estragos en la economía y en el bienestar social, es porque aún no se logra superar la crisis y la gente está desesperanzada.

Lo paradójico es que el mismo DANE reveló que la economía colombiana creció en los primeros siete meses de 2021 en 9,43% (sólo en julio el crecimiento fue de 14,3% frente al mismo mes de 2020) y que la perspectiva para todo el año es de un crecimiento superior al 7%.

Esto indica que la economía va bien, pero los ciudadanos aún no perciben los beneficios de esa recuperación que muestran los indicadores macroeconómicos.

Las familias sienten que mientras los bancos ganan billones y los empresarios están regocijados con los buenos resultados que revela al DANE, la pobreza monetaria aún se mantiene y el desempleo no cede, golpeando con especial furia a las mujeres y a los jóvenes.

Lograr que el proceso de reactivación económica y recuperación social sea equitativo, es una aspiración que tienen los 21 millones de pobres que habitan el país, pero sus esperanzas  no son tan seguras, según se desprende de la respuesta a la pregunta: ¿Cómo cree que será la situación económica del país dentro de 12 meses, comparada con la situación actual? El 36,7% que peor o mucho peor, 35,4% está resignado a su suerte actual y cree que todo seguirá igual y el 27,9% que mejor o mucho mejor.

Estos resultados nos indican que Colombia sigue siendo un país con una alta concentración de la riqueza y el bienestar, como lo ha concluido durante años el Banco Mundial.

@humbertotobon

*Los comentarios no comprometen a la RAP Eje Cafetero, de la que soy Subgerente de Planeación Regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial