La increíble y triste historia de un asalto y su retoma desalmada

Tomado de El Espectador

Mi primer recuerdo sobre el magistrado Carlos Horacio Urán Rojas se remonta a una fiesta de cumpleaños en un apartamento frente al Park Way de Bogotá, donde me lo presentaron esa noche. Puedo estar equivocado, pero me parece haberlo escuchado ahí cantando la Canción para Julia de Paco Ibáñez, mientras algún amigo suyo tocaba una guitarra.

Nunca lo volví a ver, y solo supe nuevamente de él a raíz de la toma del Palacio de Justicia que efectuó el M-19 el 6 de noviembre de 1985, o más bien, a causa de la salvaje retoma por parte del Ejército. Como lo demuestra sin margen de duda el libro escrito por su hija y hoy tema de esta columna, Mi vida y el Palacio, de Helena Urán Bidegain, dos soldados sacaron al magistrado con vida de allí cojeando el jueves 7 a las 2:17 de la tarde, para ser torturado a continuación en la Casa del Florero, ejecutado con un tiro de gracia y devuelto ese mismo día.

El gran mérito del libro de Uran Bidegain es que va en busca de la verdad, sin contemplaciones, y las verdades que encuentra las expone a rajatabla.

En palabras de su autora, “Lo habían asesinado y vuelto a entrar al edificio, posiblemente por la puerta del parqueadero y lejos de cámaras, para realizar el levantamiento adentro, una hora y cuarenta y tres minutos después de su salida”. Pág. 113

Mi vida y el Palacio (Editorial Planeta) es duro de digerir comenzando un año del que anhelamos un futuro más esperanzador, y al final deja el sabor amargo de un crimen cuyos autores materiales e intelectuales siguen en la impunidad. Pero había que leerlo, haciendo de tripas corazón.

Precisamente de tripas corazón debió armarse su joven autora para escribirlo, y si ella tuvo ese valor para adentrarse en una investigación que la obligó a revivir el dolor de la trágica partida de su padre, es de caballeros corresponder a su coraje con la lectura de un texto tan desgarrador, a la espera quizás de que algún productor de Netflix ponga sus ojos en la historia y esto contribuya a que un día a los asesinos les caiga el peso de la justicia, en consideración a que el delito no prescribe, pues fue declarado de lesa humanidad.

El gran mérito del libro de Uran Bidegain es que va en busca de la verdad, sin contemplaciones, y las verdades que encuentra las expone a rajatabla, a modo de catarsis si se quiere, como si fuera su “venganza” con los que mataron a su padre.

Verdades que no se quedan en el relato de ese crimen, sino que se extienden a escudriñar en torno a la toma misma del Palacio de Justicia, a los preparativos y la reacción prevista. Si hemos de creer en lo que allí revela, desde meses atrás el Ejército se había enterado de los planes del M-19 y esperaron a los guerrilleros como gato en ratonera. “Un análisis de inteligencia de enero del 85 que llegó al Comando del Ejército decía: ‘Las operaciones deben desarrollarse en forma decidida y rápida inicialmente, y lograr objetivos definidos antes de que la intervención de la acción política imponga la suspensión de las operaciones”. Pág. 157

Verdades, también, en torno al incendio del archivo del Palacio, atribuido al M-19: “Muchos vieron al Ejército prender el fuego y lanzar algo que describieron como “bolas de fuego” a los archivadores. Coinciden en esto varios periodistas que ven con dudas el inicio del incendio apenas se dieron los primeros disparos dentro del Palacio”. Pág. 58

Verdades que se extienden a la búsqueda de los principales responsables de la muerte de su padre, a los que identifica con nombres y apellidos, para la posteridad, quizá para que su padre descanse más tranquilo. Es entonces cuando aparece en escena la fiscal Ángela María Buitrago, quien no solo logró llegar hasta una bóveda secreta del Ejército donde halló la billetera de Uran con todos sus documentos (atravesada por un disparo), sino que, producto de su juiciosa investigación, llamó a indagatoria a los tres generales responsables de la toma: Jesús Armando Arias Cabrales, Rafael Hernández López y Carlos Augusto Fracica. Pero “la semana siguiente, el 2 de septiembre, fue retirada del caso por el nuevo fiscal general (…) Guillermo Mendoza Diago, y así la investigación por el asesinato de mi padre quedó completamente paralizada”. Pág. 124

Podría extenderme a otros fragmentos más reveladores, pero no se trata aquí de contarles el libro sino de hacer una reflexión sobre la importancia de tan valioso texto, en lo concerniente a consignar para la historia cómo fue que en realidad ocurrieron las cosas en torno al Palacio de Justicia.

Ahora bien, no puedo retirarme sin citar lo que sintió Helena un tiempo largo después de la toma, durante una izada de bandera en su colegio en Bogotá, al regreso de una estancia en Uruguay, el país natal de su madre: “¿Qué significaba tener que pararme detrás de esa bandera? ¿Qué país era este, donde a la gente la mataban, la perseguían, donde debía huir, donde nos dejaban huérfanos? No, yo no podía sentirme bien en un lugar que me causaba dolor y me sometía”. Pág. 131

Una reflexión adicional del suscrito apuntaría a que el momento actual que vive Colombia en nada si diferencia de esta última vivencia de la autora, pues aquí a la gente la siguen matando -ahora con masacres casi diarias-, la siguen persiguiendo, mucha gente tiene que huir y a muchos los están dejando huérfanos. Y esos directos responsables de la muerte de su padre son, de algún modo extensivo en el tiempo, los mismos que hoy de nuevo tienen la sartén por el mango.

En alusión a la fiscal Buitrago, Helena Uran menciona al abogado alemán Hans Litten, quien en 1930 enfrentó a los paramilitares nazis (SS) que buscaban socavar la democracia. Litten fue puesto preso y confinado al campo de Dachau en 1933, “cuando finalmente Hitler ascendió en Alemania, tras usar el incendio del Reichstag como excusa para suspender las libertades civiles y tomar el poder”. (Pág. 159). Es de esperar que esto no tenga un carácter premonitorio, pues en Colombia cada día recortan más las libertades individuales y es evidente que los dueños del poder están buscando un pretexto para quedarse indefinidamente. Por ejemplo, generando tanta violencia y malestar social, que al final la gente pida a gritos una Constituyente.

DE REMATE: ¿Se acuerdan de los azarosos días de la guerra de Pablo Escobar contra el Estado para doblegarlo a su voluntad? Bueno, la única diferencia es que quienes hoy conspiran contra las instituciones para amoldarlas a su amaño, son los mismos que están a cargo de ellas.

@Jorgomezpinilla

http://jorgegomezpinilla.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial