Gasolina: todos los estratos usan carros y motos

Por DIEGO OTERO PRADA

En el pasado, cada vez que había aumentos de precios de la gasolina y el ACPM los neoliberales y ortodoxos salían a defender la medida, y daban como argumento que se debía eliminar el subsidio a las gasolinas y el ACPM y que estos eran combustibles utilizados por hogares del estrato 6.

La vida da muchas vueltas: ahora salen a defender los aumentos en los precios de los combustibles miembros del Pacto Histórico, como el senador Gustavo Bolívar, acérrimo defensor de la política de precios definida por los gobiernos neoliberales, con los mismos argumentos de estos. Grave daño le va a hacer al presidente Gustavo Petro con estas medidas tan impopulares y gravosas para los ciudadanos y el sector productivo.

Como es normal en Colombia, se argumenta sin hechos, sin tener datos estadísticos, lo que no permite una discución argumentada y racional.

Según el ministerio de Transporte, en 2021 había un total de 16’827.306 vehículos, de los cuales los automóviles eran 3’742.056, motos 10’130.859, camionetas 1’527.452 y camperos 718.091, de los vehículos más numerosos (cuadro 1).

Muy importante el dato de las motocicletas ya que el 100% utiliza gasolina como combustible y cada vez se compra más una moto porque es más barata, comparada con un carro. Y los estratos bajos pueden acceder a ellas.

El número de automóviles por 1.000 habitantes era en Colombia en 2021 de 74, contra un promedio mundial de 180. Está por debajo de la mayoría de los países de Latinoamérica y por supuesto de los países desarrollados que presentan indicadores por encima de 700. Esto se refleja en que las emisiones de gases de efecto invernadero por el sector transporte eran en 2019 de 12,2% del total de Colombia cuando en los países del Norte este porcentaje era superior a 30%.

Cuadro 1 Vehículos automotores en 2021 en Colombia

Fuente: Ministerio de Transporte 82021) Estadísticas de transporte

En septiembre de 2022 Colombia es muy diferente a 1950, 2000 y 2010. El carro ha penetrado en todos los estratos, los camperos y las motos para las zonas rurales.

El diésel y la gasolina son combustibles para mover maquinaria agrícola, como tractores, guadañas, motosierras, motos y camperos, y equipo para construcción y mantenimiento de vías rurales.

Así que el aumento en los combustibles afecta a toda la sociedad colombiana, no únicamente al estrato 6, como equivocadamente se afirma para defender una política errada.

Las cifras señalan que en Colombia los vehículos y motos son utilizados por todos los estratos, no solamente por el estrato 6 como afirman algunos senadores y los economistas conservadores.

En el cuadro 2 se presenta la participación en automóviles y motos por estrato para el año 2021, según investigación realizada por BBVA. Claramente se encuentra que todos los estratos tienen tenencia de carros, del total ya mencionado de 3’742.056.  Por supuesto, la tenencia en el estrato 6  es la  más alta, el 84%, pero hay que tener encuentra que los hogares de este estrato son los  menores.

En relación con las motos, el porcentaje de tenencia es mayor en los estratos 1, 2 y 3, 23%, 23% y 20% respectivamente. Para el estrato medio 4, el 13% de los hogares tienen moto y para el 5 y 6, 12% y 9%.

Así que incrementos de pecios en la gasolina son un golpe fuerte para los hogares medios, medio-bajo, bajo y bajo-bajo, no como se dice erróneamente que se castiga únicamente al estrato alto.

El efecto del diésel es más fuerte porque incide en el transporte de carga y en el transporte público urbano e interurbano, en el uso de la maquinaria agrícola y en la operación de las plantas diésel en las zonas rurales y territorios alejados de las líneas de la energía eléctrica.

Cuadro 2 Tenencia de carros y motos por estrato para 2018

Fuente: BBVA (marzo 2018). Situación automotriz 2018. Unidad Colombia.

En el cuadro 3 se presenta un cálculo preliminar del número de carros por estrato, partiendo de los siguientes supuestos de automóviles por hogar: 4 para el 6, 3 para el 5, 2 para el medio y  uno para los estratos 1, 2 y 3.

Los hogares del estrato 6 explican el 13,6% de todos los automóviles, o sea, que el automóvil no es exclusivo de este estrato como se afirma sin pruebas estadísticas, con el propósito de defender a la brava una política impopular y equivocada. El estrato medio es el que tiene el mayor porcentaje de automóviles con 30,2% y los estratos bajos (1, 2 y 3) representan el 33,3%. O sea, el automóvil está en todos los estratos, y un incremento desfavorece a la mayoría de los hogares medios y bajos que son el 63,5%.

Cuadro 3 Número de automóviles por estrato

Fuente. Cálculos del autor

Se votó por un gobierno antineoliberal

Dicen igualmente, que si no se aumentan los precios se perjudican las utilidades de Ecopetrol. Otro argumento neoliberal. Qué es más importante: ¿el interés particular de Ecopetrol o el interés general? ¿Es más importante las ganancias de Ford que el interés de los Estados Unidos?

Francamente, estoy sorprendido de cómo un gobierno por el cual votamos porque era antineoliberal, ahora aplica ideas, precisamente, opuestas, de puro carácter conservador. ¿Es que hay que darles gusto a los economistas conservadores, a la derecha, al FMI, al Banco Mundial, a los miembros del consejo asesor de la regla fiscal? No lo creo, yo, por lo menos, como intelectual independiente progresista, no lo acepto.

Cambiar la política de precios de los combustibles

Por eso reitero que no hay que incrementar los combustibles por ahora, hay que desvincularlos de los precios internacionales y que hay que marchitar o acabar el monstruo del Fondo de Estabilización de los Combustibles. Si no se hace, el daño para el gobierno de Gustavo Petro será inmenso, se le obligará por los economistas conservadores a pagar a Ecopetrol, el saldo acumulado en el Fondo y colocar esta deuda como parte de los gastos para calcular el déficit fiscal, el cual se incrementaría e impediría aumentar el gasto social, que es lo que quiere la derecha. No le hagamos el juego a estas fuerzas senador Gustavo Bolívar y quienes lo acompañan. Rompamos ese nudo gordiano que tanto daño está haciendo. Rompamos con el neoliberalismo.

Reducir a cero el saldo en el Fondo de Estabilización requiere de inmediato incrementos del 100% en los precios de las gasolinas y el diésel y enviarle a Ecopetrol, hoy 21 de septiembre, cerca de 35 billones de pesos. Pero como esto no se puede hacer, el saldo del Fondo seguirá creciendo. Es una carrera difícil de ganar, excepto que los ingresos del presupuesto se dediquen a absorber esta deuda de yo con yo, cuando por un decreto, resolución o ley se puede marchitar.

Por otra parte, al cambiar la fórmula por precios internos se puede fijar que las utilidades de Ecopetrol por el ingreso al productor sean del 40% a 60% y el precio final acercarse al que rige en septiembre de 2022 y con el tiempo incrementar este porcentaje, pero de una manera suave.

Conclusiones

Si no se acaba ese monstruo que es el Fondo de Estabilización, el saldo de  este seguirá creciendo y afectará la situación fiscal. Todo por seguir las ideas conservadoras y las recomendaciones (¿u órdenes?) del Fondo Monetario Internacional-FMI y habrá que aumentar fuertemente los precios de los combustibles y enviar ingentes sumas de dinero a Ecopetrol, disminuyendo el gasto social, idea querida por los neoliberales.

Los combustibles son utilizados por todos los estratos para movilizarse en carros, motos, buses, camperos, camionetas y para transportar la carga y mover la maquinaria agrícola.

Hay que desvincular los precios internos de los precios internacionales, y aumentarlos, sin tener la presión de un Fondo de Estabilización, creación única en el mundo por los neoliberales colombianos, de acuerdo con las necesidades del gobierno central y los territorios para obtener recursos.

El análisis realizado muestra claramente que los incrementos en los combustibles afectarán los ingresos de clases medias  y bajas en todo sentido: porque les cuesta más movilizarse, porque aumentan los costos de todos los bienes, porque aumenta las pasajes del transporte público  urbano e interurbano, porque las clases rurales tendrán que pagar más para llevar sus productos a los mercados y aumentarán los costos del uso de la maquinaria agrícola y de los insumos, y los cafeteros sentirán su efecto en las tareas de despulpar y secar.

En conclusión, nada de incrementos por ahora. Más bien cambiar la fórmula de precios y acabar con el Fondo de Estabilización.

@DiegoOteroP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial