Falta de educación, la raíz del mal

Por PUNO ARDILA

Hace unos días repliqué en alguna de las redes sociales un video grabado en un sistema de transporte masivo de un país asiático. Allí se ve cuando una madre hace devolver a su hijo a que se registre debidamente, porque él se había pegado a ella para que el torniquete no registrara su pasaje. El mensaje que trae el video es sencillo: «¿Por qué son países desarrollados? No es avance tecnológico; ¡es educación familiar!».

Las respuestas han sido desde las réplicas hasta alguien (de mis afectos, por cierto) que afirma que pasarse el torniquete es una forma de protestar; y tiene razón, si no fuera porque la actitud del chico en ese momento no responde a un propósito de protesta. El hecho (y el derecho, por supuesto) de la protesta tiene que estar acompañado de la razón por la que se protesta.

Así que vamos a lo otro: el meollo del asunto, y razón del mensaje, es que en las sociedades no basta con la tecnología, la administración pública ni manejo político; en un pueblo como el nuestro, falta lo esencial: la identidad que se logra con una adecuada formación, y esta comienza en la familia, esa por la que tanto cacarean (precisamente) tantos políticos, pero que ni las suyas aguantan un análisis.

La formación en las familias colombianas (en general, no en su totalidad) carece de elementos básicos, como el respeto y la decencia; y entre padres irresponsables y educadores despistados, con la complicidad maquiavélica de los medios de comunicación y la sociedad de consumo, estamos viendo cómo países como el nuestro se han convertido en vulgares rebaños de borregos, hambrientos e ignorantes, exactamente como los quieren los insaciables dueños de estas tierras.

Mientras los padres no cambien su actitud irresponsable y mercantilista en la crianza de sus hijos, el país seguirá cayendo sin remedio. Mientras tantos educadores no cambien su discurso mediocre por una formación de seres humanos con valores, con criterios y con nivel suficiente de lectura, únicamente estarán convirtiendo el mejor insumo de nuestra tierra en una masa amorfa, tan al estilo de “El muro”. Y mientras la sociedad de consumo y los medios de comunicación no se sustenten en una política social verdaderamente definida, seguirá marcha nuestra juventud al son que le toquen las norteñas y los reguetones de Olímpica y sus secuaces (¡horror!).

Mensæ tegumentum. Por suerte, a mí me tocó un buen equipo de profesores con suficiente conciencia, y ahora, en el ejercicio de la docencia, no dejo de recordar lo que me repetía una y otra vez mi maestro y amigo Luis Serrano González (de Elías Calixto Pompa): «Estudia, y no serás cuando crecido el juguete vulgar de las pasiones ni el esclavo servil de los tiranos».

@PunoArdila

(Ampliado de Vanguardia)

Un comentario sobre «Falta de educación, la raíz del mal»

  1. Siempre la educación es utilizada por cualquier sistema político que busca mantenerse a toda costa en el poder, sin importar si so derecha, de centro, o de izquierda para no discriminar, pero tu los conoces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial