El madrazo encubridor

Dice ella ser periodista,
más conocida por Vicky;
con la izquierda tiene pique
y sirve en una revista.
Posa como gran artista
y a la opinión alborota,
con altisonante nota
de postura bien sesgada,
como si fuera togada
y dueña de la pelota.

Al de abajo lo golpea,
y al poderoso lo adula;
arribismo en versión pura
con comisión por presea.
Actuar así es cosa fea;
solo por el pantallazo,
entre arrogancia y fracaso,
le fue mal esta semana,
se la pusieron de ruana
por destemplado madrazo.

Puso a un seguidor inquieto,
porque ocultaba un informe
y parecía muy conforme,
con ayudar a un traqueto.
“A ese déjenlo quieto;
ni que yo fuera demente.
Esa nota no es urgente
y el man es bien poderoso;
imposible hacer el oso,
se trata de un Sanclemente”.

“Recuerden, tengan presente
que el malo es el mayordomo;
se le nota, tiene asomo
de un avieso delincuente.
El dueño, en cambio, es decente;
de familia conocida;
no es que se aspire a mordida;
es estar en la jugada,
para evitar la embarrada
de la justicia torcida”.

¡Viva la recta justicia!
La que a la revista ufana.
El mandamás es noticia;
su libertad es primicia;
la cárcel para el de ruana.

GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

4 comentarios sobre «El madrazo encubridor»

  1. Que descripción tan completa con la que nis sorprende en doctor Gerardo.
    Y saber que todo ese circo de la revista Semana no es gratis, ya hubo embajada para su dueño por su defensa a Uribe.

  2. *V* amos pero muy mal
    *I* nteligencia, bien poca
    *C* on chivas, de ella misma
    *K* ilometros de mentiras
    *Y* sus amigos en misa

    *D* a noticias a la medida
    *A* Sanclemente, salvar
    *V* emos lo que queremos
    *I* mbéciles muchos tenemos
    *L* a noticia solo es nuestra
    *A* todos creemos, podemos engañar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial