El incumplido

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

El recurso de diarrea
parecía estar patentado,
por un “ilustre” abogado
cuando no tenía otra idea.
Pero ahora, ¡cosa fea!
las churrias inesperadas,
-al parecer no tratadas-
sirvieron al presidente
para no hacerse presente
en el “campo de paradas”.

Se le olvida al mandatario
y oportuno es repetir:
“El que se obliga a asistir,
debe llegar en horario”.
Del poder depositario
ha de cumplir su función
con respeto y precisión,
sin que valga aquella excusa
de dejar cita inconclusa
por un mal retorcijón.

Pues de actuar siempre en contrario,
su imagen se deteriora
y el buen ciudadano añora
que no sea tan arbitrario.
Por eso es muy necesario
que el doctor Petro lo escuche
y por cumplir siempre luche,
pues, -lo dirá la memoria-
que este gobierno, en la historia,
será el del “dolor de buche”.

Y de agravarse el asunto
al “intestino irritable”,
en el futuro es muy dable
que haya mal olor presunto.
En las protestas, barrunto,
del ESMAD, en sus embaces,
con los sabidos desfases,
en las manifestaciones,
por esos retorcijones,
van a estrenar nuevos gases.

ÑAPA UNO
Algunos parlamentarios
con su degradada prosa,
dicen que sus honorarios
son pocos, por sus horarios.
¡qué desfachatez monstruosa!

ÑAPA DOS
Muchos por ello se emputan;
son “las mesmas con los mesmos”.
Desde el púlpito refutan:
“las iglesias no tributan,
ellas recaudan los diezmos”.

ÑAPA TRES

Al elegir contralor
el Congreso se descara.
Claro, produjo estupor,
que en la nueva era, señor,
la manguala queda clara.

@pedrojdelvalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial