El histórico ‘No’ a la minería en Jericó

Por FERNANDO MILLÁN*

Unas 600 personas que asistían al Encuentro Regional en el Suroeste de Antioquia, en el Teatro Santa María de Jericó, escucharon cuando el presidente Gustavo Petro dijo: «No se va a avanzar más en la minería en Jericó y Támesis». Era el cierre de la intervención del presidente y el final del evento. Hubo una explosión de júbilo en el lugar, a las 4:40 de la tarde del pasado sábado.

Era el final de una larga lucha de las comunidades de esta región colombiana, que por más de diez años alertaron por los riesgos de permitirse la explotación de cobre para el medio ambiente y para la subsistencia de la vocación agrícola.

El mensaje de Petro fue directo a los defensores del proyecto ‘Quebradona’, de la multinacional Anglo Gold Ashanti, cuyos directivos y otros funcionarios estaban en el teatro, pero que desde temprano movilizaron a más de un centenar de trabajadores para hacer creer que los organizadores del evento les habían impedido el ingreso, asegurando que unas 400 personas se habían registrado en una plataforma para tener la opción de participar en el Encuentro Regional.

Un hecho más para boicotear el certamen, en el que participaron líderes de los 23 municipios del Suroeste que, en mesas de trabajo autónomas, prepararon un paquete de necesidades prioritarias y de alternativas de solución que le presentaron a Petro.

Uno de los temás álgidos era precisamente el de la minera y los efectos, suficientemente establecidos por estudios, que afectarían el agua, la vida del río Cauca y de otros ríos y quebradas, la flora, la fauna y la producción de alimentos para más de 350 mil habitantes.

Tres voceros del proyecto minero tuvieron la oportunidad de defenderlo, pero evadieron el tema ambiental y se concentraron en la generación de empleo. Pero no fue solo eso.

En medios de comunicación como ‘El Colombiano’ y ‘La República’ publicaron la versión de la multinacional. Incluso, este último medio abrió su edición impresa de este martes con el título ‘Proyecto no pone en riesgo agua del territorio’ y la foto de Mauricio Echeverry, presidente de Anglo Gold Ashanti Colombia. Lo acompañó con la frase «Quebradona puede coexistir en armonía con el distrito agrario». Sin duda, una mentira inmensa como el camino de aquí a China.

Antes del anuncio, el presidente Petro dijo: «Indudablemente yo tengo que decirles, lo que hay aquí en este territorio es la cuna de lo que podíamos llamar una Colombia potencia mundial de la vida». Lo hizo  ante un público al que le devolvió la esperanza. Reforzó lo que significa el clamor de los campesinos de esta región, que han tenido serios problemas para movilizar sus productos y sin una presencia efectiva del Estado. Ratificó la defensa del agua y de la vida y de la necesidad de un distrito agroecológico allí.

El organizador de Encuentro Regional fue Olmedo López, por encargo de alto nivel que le hizo el propio Gustavo Petro. No podía ser de otra manera para lograr un convocatoria de tal magnitud y la participación de líderes y lideresas comunitarias de la región.

No fue fácil la realización de este evento. A la oposición y resistencia que hizo el Alcalde de Jericó y la minera, se sumaron los egos, la envidia y el afán de protagonismo de otros líderes que buscaron obstaculizar y torpedear la organización hasta el último momento.

@fernandomillan

* Periodista, escritor, guionista. Creador del diario ADN. ‘Con ojos de mujer. Relatos en medio de la guerra’ (autor).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial