El cambio, Petro y la verdad

Por GERARDO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Tanto escupir hacia arriba:
“nunca él será presidente”,
connotados dirigentes,
ya aplauden patas arriba.
“Todo se irá a la deriva”
-lo decíamos por joder-
“Petro sí es mucho saber,
es él un gran estadista”,
grita la godarria lista
para mendigar poder.

Adular, fingir, lamer,
es doctrina muy sabida
y conducta conocida
en la lucha por caber.
Lo importante es precaver
y no entrar en discusión,
que merme nuestra ilusión
de administrar los impuestos,
disfrutando de los puestos
que llaman: ¡oh posición!

El concierto de gavillas
que difamó al que les gana,
es el mismo que hoy se ufana
de endilgarle maravillas.
De oposición las orillas
son muy áridas, desiertas;
es mejor tocar las puertas
del concilio conocido,
porque nunca hemos comido
las mermeladas mamertas.

Por eso el cambio ha llegado,
con las tesis de la izquierda.
Muy bruto el que se lo pierda,
sería un Duque despistado.
El poder acumulado
por el que tenga la faja,
en cualquier partido encaja
y ese “pacto programático”,
tiene el efecto automático
de dar mendrugo o migaja.

LS VERDADES

Informe definitivo
dio Comisión de verdad;
una dura realidad,
que no se vaya al archivo.
El esfuerzo colectivo
se debe reencauzar
y en esto se ha de centrar:
justicia y reparación,
jamás su repetición,
y la paz por fin lograr.

ÑAPA UNO
El despreciado Gustavo,
víctima de malos tratos,
-que antes no valía un centavo-
va a cortar “oreja y rabo”
por los puestos y contratos.

ÑAPA DOS
La crisis de la salud
en risos de esperanza entorcho.
Está quebrado el talud
y para atajar el alud
piensan colocarle un(a) Corcho.

@pedrojdelvalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial