Argentina 1985: una película imprescindible

Por OLGA GAYÓN/Bruselas

La cinta sobre el juicio civil a los nueve criminales de las Juntas Militares de la última dictadura argentina es candidata a Oscar como mejor película extranjera.

Un título tan austero como capaz de describir todo un momento histórico. La película argentina que recibió grandes minutos de aplausos del público en el reciente Festival de Venecia, es, para mí, la mejor contada sobre la infamia que vivió este país durante los siete tenebrosos años de la última dictadura que padeció. No quiere decir que las cintas anteriores no sean excelentes, y que con este comentario se intente borrar el gran coraje y el valor artístico que ellas tienen al haber narrado magistralmente esta tragedia creada por el terrorismo de Estado representado en las Juntas Militares. Gracias a ellas, a las cintas, por ejemplo, se ha podido llegar a la creación de ‘Argentina 1985’.

En 2022 se cuenta con ventaja para conseguir un exquisito relato en el cine. Ahora hay mucha historia sobre la cual acomodarse para colgar una producción cinematográfica. Pero el gran valor de esta apuesta está en contar, amparada en un excelente guion, una magistral dirección y una maravillosa actuación, una historia que sus creadores han sacado del ámbito argentino para convertirla en una historia que ya le pertenece al mundo.

En 1985 un país por primera vez juzgaba a sus dictadores. Eso requirió mucho valor tanto del gobierno que propició el juicio, como de los fiscales, abogados y, sobre todo, de las víctimas que sobrevivieron a las atrocidades y que pudieron contar su propia historia y la de algunos de sus compañeros a los que vieron morir bajo torturas. Argentina en ese año entró en la historia de la humanidad con unas enormes mayúsculas. Treinta mil desparecidos pudieron ante la justicia, reconocer que su historia era verdadera y su  desaparición, una infamia que su país no podía volver a cometer.

El gran acierto de ‘Argentina 1985’ está en haber podido condensar en poco más de dos horas la ruindad de la dictadura. Creo que el espectador de cualquier lugar del mundo que desconozca esta dura realidad, cuando la película llega a su fin, queda informado de que en este país sudamericano, el sadismo representado en los nueve militares de las juntas de gobierno a los que se juzgan, constituye un crimen contra la humanidad.

En este filme hay algo que es difícil de conseguir en historias locales. Que la narración proyecte hacia lo universal el dolor soportado por un pueblo sometido bajo una dictadura militar. La interpretación que hace Ricardo Darín del fiscal Julio Strassera, es, como todo lo que él toca, extraordinaria. Pero esta vez ha conseguido elevar a las alturas a su personaje porque cuenta con un guion, escrito a cuatro manos por el director Santiago Mitre y Mario Millás, que logra detallar una historia muy local oara enmarcarla dentro de los parámetros de lo global.

No os contaré más. Solo que, para los ciudadanos de 2022, es imperdonable no verla. En ‘Argentina 1985’ queda muy claro por qué hay que impedir los totalitarismos que ahora intentan devorar las democracias occidentales.

___________________

Para los que no tenemos la fortuna de irla a ver en el cine, porque donde vivimos no la proyectan, la podemos ver en la plataforma Amazon Prime Video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial