“No volveremos a tener un alcalde como Peñalosa”: Mario Hernández

Mario Hernández es un reconocido industrial del cuero y la marroquinería. Ha vivido muy poco tiempo en su natal Santander y reside en Bogotá, pero conserva lazos muy firmes con su departamento, a tal punto que fue él el primero a quien Rodolfo Hernández le pidió ser su fórmula vicepresidencial. Pero el empresario prefirió seguir dedicado a sus negocios. En esta entrevista para El Unicornio manifiesta su simpatía por Iván Duque, Enrique Peñalosa, Miguel Uribe Turbay y Rodolfo Hernández.

¿Qué recuerdos de infancia tiene de Capitanejo?

Ninguno. Mi papá se vino para Bogotá cuando tenía 7 años. Mi papá se casó a los 60 años, su único matrimonio fue con mamá, quien tenía 23 y era la telegrafista del pueblo. Mi papá era un líder político liberal. Debido a la violencia de la época, mi mamá, que era de Onzaga, lo convenció para que nos viniéramos a Bogotá.

¿Algo le quedó de esa ascendencia santandereana?

Yo creo que eso se transmite en los genes. Mis papás eran personas muy fuertes. Mi mamá murió hace unos 7 años a la edad de 95, quedó viuda a los 33 años. Mi papá murió cuando yo tenía 10 años, no teníamos ni para el entierro y quedamos en la calle. Pero eso, no hay mal que por bien no venga.

De alguna manera, usted adoptado por Bogotá ¿Qué le gusta de esta ciudad tan fría?

Bogotá es la capital del país. ¿Cuál frío?, el clima es buenísimo. Aquí lo tengo todo. Yo he vivido en Estados Unidos, pero no cambio mi país por ninguno.

¿Cómo se inclinó hacia la industria del cuero?

Desde los 10 años llevo haciendo negocios. Primero fui mensajero, luego monté almacenes y oficinas de finca raíz. Un señor en un edificio donde vivíamos me ofreció un almacén en la avenida 19 número 4-90 porque se quería ir de Bogotá y dijo que me lo vendía. Le dije que no tenía plata, y él me dijo a usted se lo fío. Llamé a mi hermano y nos gustó el negocio. A los dos o tres años teníamos ocho tiendas. En el año 78 no encontraba yo el producto que quería de cuero, entonces compramos parte de esta fábrica en Cali y ahí me fui enrolando.

Y al final terminó hasta abriendo un almacén en Moscú…

Eso fue una chepa en la vida: una rusa se enamoró de la marca y le dimos una franquicia, y allá la tiene. Ese almacén no vende mucho, pero allá está el aviso.

¿En esta campaña electoral lo llaman mucho los políticos santandereanos para pedir su apoyo?

Lo candidatos me solicitan apoyo a la alcaldía, a la gobernación. Yo apoyó mucho a los políticos honestos, no pido puestos, ni absolutamente nada. Yo quiero mucho a Santander.

En Bogotá usted apoya a Miguel Uribe. ¿Quiere decir que le gustó la alcaldía de Peñalosa?

No volveremos a tener un alcalde de la calidad de Peñalosa. Si no fuera por él, TransMilenio no existiría. Mire la ejecución que ha hecho en estos cuatro años, mire las vías, recibió doce años de malos gobiernos y en cuatro está haciendo dos mil y pico de obras, deja la ciudad planeada al futuro. Él es un profesional, ha vivido de eso. Anda por el mundo dando conferencias, es un hombre que no está pensando en buscar más puestos, como ser presidente. Él piensa en la comunidad.

¿Y cómo ve a Iván Duque?

A Iván Duque bien. Yo lo apoyé desde el comienzo. Él representa un cambio. Hay que apoyar a estos políticos jóvenes. El problema son los políticos en nuestro país, que cada uno jala para su lado, no pensamos en la gente, entonces así es muy difícil. Hay que dejarlo gobernar a ver qué hace. Tiene ideas, tiene ganas y está joven.

Usted ha puesto como ejemplo para el resto del país Rodolfo Hernández exalcalde de Bucaramanga. ¿Por qué?

Él puede ser lo que quiera, pero mire lo que ha hecho, mire cómo va a entregar la ciudad. Le dio una cachetada a un concejal, pero nunca analizaron qué hizo el concejal por la ciudad, mientras que Rodolfo estaba defendiendo los intereses de la comunidad.

¿Usted es optimista respecto el futuro del país?

Pues me toca ser optimista. Mientras no salgamos a votar, mientras un senador salga con 50.000 votos esto va a ser muy difícil. Da pena esos senadores cómo piensan, no están preparados, no conocen la globalización, no conocen nada. Son muy locales, no trabajan por sus regiones.

¿Cuál es el objetivo de Mario Hernández cómo empresa?

Mi gran compromiso es sostener la compañía, de aquí depende más de mil personas. Vamos despacio. Quiero tener el mejor producto, competir con las marcas europeas, tratar bien mi gente. Esto es una familia, a todos les damos casa propia, eso es lo que hay que hacer.

¿Qué consejo les daría a los jóvenes empresarios?

Que uno necesita humildad. Si no la tiene, no sale adelante. Todos somos humanos, todos vamos al baño, ¿de qué nos las damos?

Ahora se dedica a hacer charlas con diferentes personalidades desde aquí, en su propia oficina. Y las sube a las redes. Es una faceta bien novedosa de Mario Hernández…

Las redes mías son muy fuertes. Aquí han estado Carlos Fernando Galán, Claudia López y Miguel Uribe, a quien estoy apoyando.

¿Y qué dijeron los otros candidatos al ver el poster de Miguel Uribe aquí en su oficina?

Ellos lo saben. Mi apoyo ha sido público. Soy transparente.

¿Cuál es el mayor problema de Santander?

La envidia. Debido a esto el sector del calzado no se ha desarrollado, porque les cuesta demasiado trabajar en equipo.

¿Le gustaría que su historia de vida fuera llevada al cine?

Yo tengo una historia de vida para contar mundialmente, pero el día que se vaya a hacer una película tiene que ser Al Pacino el que me interprete. Mientras tanto, ¿para qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email