“Los Tamayo están abusando”: Diego Otero Prada

Diego Otero Prada es ingeniero electricista, con estudios de magister en Economía de la Universidad de los Andes, maestría en economía y candidato a doctorado en Economía de la Universidad de Pensylvania (Estados Unidos).

Con Jaime Ardila Barrera y Hernán Rodríguez creó en 1999 la corporación educativa Corciencia en Bucaramanga, en convenio con Uniciencia Bogotá, para adelantar programas de pregrado. Fue director de Corciencia en Bucaramanga de 2010 2014, año en que adoptó el nombre de Uniciencia, de la que fue rector nacional de 2017 a 2019. En julio de 2019, según dice, fue “víctima de un complot por parte de quien había sido nombrado rector encargado, Diego Tamayo, hijo del político Gerardo Tamayo”.

“Uniciencia ocupó el puesto 181 entre 181 instituciones de educación superior, exceptuando las tecnológicas”. Foto de archivo particular

EL UNICORNIO: ¿En qué consiste concretamente su denuncia?

DIEGO OTERO: Uniciencia es una corporación educativa integrada por diez miembros o corporados, que funcionó de manera eficiente y pulcra en mi rectoriá, hasta julio de 2019, cuando de manera irresponsable fue nombrado rector el señor Diego Tamayo, quien saltó de la nada, sin haber sido siquiera mensajero. Todo porque les convenía a unos corporados nefastos de Bogotá. Mi denuncia concreta consiste en que, por intereses ajenos a la educación y afines a la politiquería, pusieron ahí a una persona ignorante e incompetente, para poder apoderarse de los recursos y del manejo administrativo.

¿Y cómo se manifiesta ese apoderamiento?

Lo primero que hicieron fue nombrar como Vicerrector Financiero y Administrativo a alguien que no reúne los requisitos para el cargo, un señor Jorge Gutiérrez Mera. De ahí en adelante comenzó el despiporre: se pagan seis millones de pesos mensuales a siete corporados que no hacen nada, por lo que llaman bonos pensión que aprobaron por mayoría de votos en la asamblea, más beneficios adicionales para ellos y sus hijos y familiares, el rector firma resoluciones y toma decisiones sin el visto bueno de la asamblea, regalan especializaciones a los estudiantes de Derecho sin presentar exámenes preparatorios, solo a cambio de que paguen 10 millones de pesos; cambiaron el reglamento de trabajo para perseguir a amigos míos y favorecer a su clientela política, me acusaron por comenzar con contratos de teletrabajo, que qué era eso, decían.

Espere, ¿cómo es el tema de la politización?

Pues mire, esa politización se manifiesta en que convirtieron la rectoría en la sede política de Diego Tamayo y su familia. Provocaron una masacre laboral mediante el despido de un montón de gente para nombrar familiares y políticos aliados (para esto tienen de cancerbera a la coordinadora de Talento Humano, Tatiana Ordóñez), contratan obras y asesores a dedo sin pasar por el Comité de Compras, hacen nombramientos de empleados y profesores sin concurso de méritos ni experiencia o títulos de maestría; entregan diplomas falsos en ceremonias de grado… y ahora al rector espurio le ha dado por adjudicarse los méritos de obras que no les corresponden.

¿A qué se refiere con esto último?

Me refiero a que Diego Tamayo asume como propios, como de su autoría, los registros de programas que yo hice aprobar. Eso se llama falsedad en documento. Durante mi administración hice aprobar siete nuevos programas para Uniciencia, fue un trabajo de más de dos años, hasta que el ministerio de Educación les dio el visto bueno. Cuatro de esos fueron aprobados en 2018 y tres en el segundo semestre de 2019. Esos programas fueron Ingeniería Industrial para Bogotá y Bucaramanga; Ingeniería de Sistemas, Economía y Derecho para Bogotá; Derecho para Tunja y una especialización en Derecho Constitucional para Bucaramanga. Ahora este señor Tamayo quiere apropiarse, como si fuera obra de él, de la aprobación de los programas de Derecho en Tunja, Ingeniería Industrial en Santander, la especialización de Derecho Constitucional en Bucaramanga e Ingeniería de Sistemas en Bogotá, basado en que las resoluciones de aprobación llegaron a mediados y finales de 2019. Esto no lo puede hacer gente ignorante, sin experiencia académica ni administrativa ni muchachitos desleales, llegados al poder a base de complots.

¿Y por qué el ministerio de Educación no corrige semejante entuerto?

Hasta ahora solo ha dado excusas, que eso corresponde a la “autonomía universitaria”. Increíble, el ministerio pareciera cooptado por el mismo clan politiquero de los Tamayo. Yo veo muy grave que defiendan las irregularidades que he denunciado y el asalto a las arcas de una institución educativa con el cuento de la autonomía. Aprobarse para siete corporados un sueldo mensual de 6 millones de pesos durante veinte años, sin que esa gente haga nada, es un robo a los estudiantes. Además, es deterioro patrimonial.

Usted dice que Uniciencia es la sede política de los Tamayo. Cómo es eso.

Es un hecho que lanzarán a Diego Tamayo a la Cámara en 2022, creen ingenuamente que Uniciencia es buena plataforma. Con este objetivo han nombrado a familiares y amigos políticos como docentes, asesores,  administrativos y dan contratos a dedo a los amigos. Tienen a una tía Bertha, mujer bien complicada, a que nadie quería en Bucaramanga. Además de un sobrino, el papá y la mamá, asesores, contratistas, docentes… Es un verdadero desastre, han convertido a una universidad en su fortín político. Y nada les importa, son cínicos. El hijo (Diego Tamayo) salió peor que el papá, que es mucho decir. Todo eso se lo hemos mostrado al ministerio, con testigos. Pero no cejan, y ahora quieren que Diego Tamayo los represente en la Cámara. Se comenta que harán campaña con el Centro Democrático, es el partido ideal para ellos, porque el papá es bien derechista.

¿Cómo está el nivel académico actual de Uniciencia?

Buena pregunta. ¿Sabe usted cuál puesto ocupó Uniciencia en las pruebas Saber Pro? El puesto 181 entre 181 instituciones de educación superior, exceptuando las tecnológicas. Eso no había ocurrido nunca antes. 

Bueno, y si el ministerio de Educación no actúa, ¿qué queda por hacer?

En el caso de Diego Tamayo, la comunidad académica debe pronunciarse y pedir su relevo por incompetente y politiquero. Ese señor no cumple los estatutos, todo lo hace a dedo., muchas decisiones no se consultan con la asamblea. Uniciencia hoy es peor que una cárcel, persiguen a los que supuestamente son amigos míos. De allá han sacado a mucha gente por eso, equivocadamente, porque creían que eran mis aliados.  En toda la crisis de la pandemia del Covid 19, por orden del señor Gonzalo Téllez, acaban de destituir al asesor jurídico de Bucaramanga, el abogado Oliverio Solano, como siempre, como han hecho conmigo a base de acusaciones falsas. Y seguirán, porque necesitan puestos libres.

En administración y manejo de Uniciencia, ¿cuál es la diferencia entre los Tamayo y usted?

Yo todo lo hacía por concurso abierto. Muchos de los docentes que se nombraron por concurso, ni los conozco personalmente. Yo llamo a los estudiantes, egresados, funcionarios y exfuncionarios a que se quejen al ministerio, con pruebas, de los abusos que está cometiendo los Tamayo. Sin Bucaramanga, sin lo que yo hice en nuevos registros, Bogotá ya estaría desaparecida. Es muy triste ver que casi todos los excedentes de Bucaramanga van para alimentar a Bogotá y las canonjías de las que gozan esos señores.

Por lo que le escucho decir, ¿deduzco que a usted le gustaría volver a Uniciencia?

Ni loco, así ganara una demanda que ya presenté. Yo no estoy muriéndome por regresar a la rectoría, ya pasó mi tiempo. Habría que dejarla en manos de alguien más joven que yo, mejor preparado académicamente, con doctorado, por lo menos 20 años de experiencia académica, con perfil gerencial; no como el badulaque que hoy la preside. Una gran irresponsabilidad cometieron los corporados de Bogotá nombrando a ese incompetente de rector, Diego Tamayo, sin ninguna formación profesional, mañoso y politiquero, que es lo más grave.

¿A qué se dedica usted ahora?

Estoy muy contento escribiendo libros y artículos para El Unicornio, donde he encontrado una calurosa acogida. Además dicto conferencias, investigo, estoy de nuevo en política, soy miembro de las juntas directivas de la Academia de Ciencias Económicas (ACCE) y presidente de la Asociación Colombiana de Economía Critica (ACECRI). En lo político, mi misión es derrotar a la clase tradicional clientelista y corrupta de Colombia. En Santander, acabar totalmente con el clan Tamayo y sus aliados. Y con el uribismo, por supuesto, que ya está perdido.

@DiegoOteroP

14 comentarios sobre «“Los Tamayo están abusando”: Diego Otero Prada»

  1. Agregue le a este comentario, que para cuando hablara, de como pagaba la universidad el mayordomo de su finca, las EPS privadas, mejor dicho un sin número de escándalos detrás de este señor públicos acá en santander. No se le olvide lo de los masajes, pagos por la universidad.

  2. Parece que la “Educación”En Uniciencia está en manos de delincuentes, donde quedan los dineros que fueron dados a los socios como pensiones vitalicios, ojo pensiones con Plata de todos los estudiantes, estamos cansados que se la ROBEN, donde están las platas de las cafeterías de la u, engordando los bolsillos de los socios.
    UNÁMONOS ESTUDIANTES y dejemos de matricularnos para que nos sigan ROBANDO.

  3. Con el tiempo que lleva la Universidad era para que fuera en vía ascendente y con varias especialización para sus egresados. Para hacer este tipo de publicaciones deben haber pruebas veraces. De lo contrario se convierte en chismes de barrio y adefesios jurídicos

  4. Nuevamente el señor otero fantaseando, es claro que tiene un dolor en el pecho por no poder seguir de pícaro al frente de la universidad, es público la manera voraz como se metían los recursos juntos a sus compinches, jaime ardila barrera y Hernán Rodríguez. Pero lo que no entiende es que se le aplico la de ladrón que roba a ladrón, así como nos sacaron con su estrategia como siempre este pongo por la espalda, junto a sus compas nos borraron del proyecto. Hoy ve como por fin la justicia divina lo aprieta. Un bribón como este señor lo debería investigar la justicia. Mentiroso diciendo que el fundo la corporación se le olvida que acá vino llorando detrás del culo de jaime para que lo dejáramos participar del proyecto, a mi no se me olvida Diego, andabas sin un peso. Si no es por Jaime usted a estas alturas estaría estirando esa pensión. Yo se que le duele mano pero no borre los comentarios que son verdades. Más bien lo invito a que me siga en mi twitter @germantp donde a diferencia suya se tratan cosas interesantes pero ante todo verdaderas. Para que deje el dolor con el joven Tamayo, que claramente le gano Diego

  5. Realmente es cierto lo manifestado por el Dr. Diego otero en esa universidad venden los diplomas graduan y especializan a personas que no saben ni donde estan paradas, falto mencionar el cartel de los preparatorios… Ese nuevo rector deja mucho que desear no respeta a sus estudiantes su presentacion personal es pauperrima a la hora de asistir a eventos de grado irrespetando asi a los graduandos… Pero ahi falta mucho por destapar esa olla podrida tiene otros trasfondo….

  6. El señor Diego Otero Prada debe tener pruebas, que demuestren sus acusaciones, está poniendo por debajo a la universidad y sus egresados, ya que se denota a simple vista el interés por retomar el poder de la universidad y no el bienestar de sus estudiantes.
    El nivel académico de Uniciencia no ha sido el mejor hay que reconocerlo, no por los docentes sino por la falta de interés de la parte administrativa, cuando estaba en cabeza del señor Otero

  7. Desafortunadamente el artículo ya carece de veracidad dese el inicio, no solo fueron tres los corporados fundadores en Bucaramanga los que iniciaron el proyecto de Corciencia – Uniciencia como se dice en el artículo, fueron 6 titulares y 6 suplentes. Por lo que veo les aplicaron el mismo principio a ellos que en su momento aplicaron a los otros 3 corporados titulares, los desconocieron y se ampararon en adefesios jurídicos para justificar su actuar.

    1. un buen amigo eso es totalmente cierto, de ahí que el adagio popular dice ” EL QUE HA HIERRO MATA HA HIERRO MUERE” asi es fueron seis corporados iniciales y sus respectivos suplentes, a los otros tres corporados los SACARON COMO DIRÍA UN AMIGO MIO A GORRETAZOS, les aplicaron el mismo REMEDIO y vea, pero en cierto modo tiene razón al decir que lo convirtieron en un fortin POLITICO de los TAMAYO, ojala el Ministerio de Educación les ponga un tatequieto, amanecerá y veremos dijo el CIEGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial