Fedesarrollo y su propuesta capitalista ortodoxa

Por DIEGO OTERO PRADA

Con bombo y platillos Fedesarrollo presentó en días recientes el documento Reformas para una Colombia Post-Covid 19. Hacia un nuevo contrato social”, todo un manifiesto dentro de la línea capitalista ortodoxa. Fedesarrollo es el centro de investigación más importante que tiene el Establecimiento colombiano para la defensa de los intereses de las clases dominantes, sobre todo los del capitalismo financiero.

En este artículo haré una rápida interpretación de lo que el filósofo francés Jacques Derrida llamaba una “deconstrucción”: tratar de descubrir en el texto lo más significativo, escudriñar en busca de lo verdadero y lo oculto.

¿Qué plantea Fedesarrollo para salvar al sistema capitalista colombiano actual? Sus propuestas se resumen así:

  1. Implementar el Sisben 4.0 como mecanismo de focalización de subsidios. Transitar hacia un subsidio a servicios públicos.
  2. Crear una renta mínima para los hogares en situación de pobreza y pobreza extrema de 35 000 pesos mensuales por cada adulto menor de 65, y hasta tres menores de 18 años por hogar, siempre y cuando asistan al colegio y a chequeos de salud.
  3. Nuevo sistema pensional
  4. Sustituir a Colpensiones, las AFP, BEPS y Colombia Mayor por un sistema de tres pilares.
  5. Se crearía un primer pilar solidario gratuito para los adultos mayores a 65 años que entregaría un auxilio de tres líneas de pobreza extrema (412 000 pesos actualmente), para adultos que no tengan actualmente o esperen tener una pensión contributiva del régimen obligatorio actual.
  6. Se establecería un segundo pilar contributivo objeto de negociaciones entre trabajadores y empleadores, abriendo a la competencia a las AFP u otros inversionistas financieros regulados.
  7. Las empresas y los trabajadores cotizarán por igual
  8. Se tendría un tercer pilar de ahorro voluntario individual
  9. En este nuevo sistema pensional, se excluyen los cotizantes a Colpensiones que estén a menos de 10 años de alcanzar la edad de pensión.
  10. Reformas en el mercado laboral
  11. Se define una tasa progresiva de aportes de salud a cargo del trabajador, que va de 0 por ciento para los que ganen un salario mínimo hasta aumentar gradualmente a 9 por ciento para los trabajadores con ingresos de 25 o más salarios mínimos.
  12.  Para los aportes a las Cajas de Compensación Familiar-CCF se introduce una tasa progresiva para los empleadores que va de 0 por ciento para los trabajadores de un salario mínimo a 5 por ciento para los de 25 o más salarios mínimos.
  13. Se destina 1 punto de la contribución a las a CCF para financiar un seguro de desempleo no contributivo de tres líneas de pobreza extrema para trabajadores que ganen entre 1 y un 1,5 salarios mínimos hasta por seis meses.
  14. Reformas en política tributaria-empresas
  15. Revisar y eliminar las exenciones sectoriales existentes para tratar igualmente a todas las actividades productivas
  16. Eliminar el descuento del ICA
  17. Posponer la reducción de la tarifa de renta corporativa y dejarla en 31 por ciento hasta 2026.
  18. Reformas en política tributaria-personas
  19. Ampliar la base gravable, es decir, reducir el rango exento de presentar declaración de renta a la mitad de lo que existe actualmente.
  20. Reducir las deducciones al 19 por ciento de los salarios y el 25 por ciento de los independientes
  21. Reducir las siete tarifas de impuestos a tres de 0, 10 y 39 por ciento.
  22. Aumentar el impuesto a los dividendos de 10 por ciento a 15 por ciento
  23. Ampliar el impuesto al patrimonio de 0,25 por ciento para patrimonios de 1 a 2 mil millones de pesos a 1 por ciento para más de 4 mil millones de pesos
  24. Reformas en política tributaria-indirectos
  25. Establecer una tarifa de 8 por ciento de IVA sobre bienes que hoy están exentos o gravados al 5 por ciento
  26. Compensar con 60 000 pesos mensuales como descuento del IVA al 40 por ciento más pobre
  27. Aumentar el impuesto de carbono en 30 euros por tonelada
  28. Estudiar la implementación de impuestos saludables
  29. Reformas en políticas tributarias-otros
  30. Implementar un impuesto a las plataformas y empresas digitales
  31. Acelerar la implementación del catastro multipropósito en dos años en los 100 municipios más grandes
  32. Acelerar la implementación de la factura electrónica
La propuesta de Fedesarrollo (cuya sede se aprecia aquí) de una renta mensual de $35.000 para adultos menores de 65 años, es inconcebible.

Como en cualquier reforma tributaria, pensional y laboral, hay puntos positivos que se acentúan para esconder o minimizar los puntos bastante negativos. Y esto pasa con las propuestas de Fedesarrollo.

 La renta mínima

Francamente, esta propuesta es inconcebible, proponer una renta de 35 000 para los adultos menores de 65 años y hasta para tres menores a 18 años, o sea, que para un máximo de cinco personas serían 175 000 pesos, es miserabilismo. Lo que se debe plantear es una renta básica, de un salario mínimo.

Reforma pensional

Aquí se tiene otro adefesio cuyo objetivo es favorecer al sector financiero, el nuevo dueño y poder dominante en este nuevo capitalismo financiero, que en Colombia quiere decir el grupo financiero de Sarmiento Angulo que tiene un casi monopolio de los sistemas de pensiones privadas.

Fedesarrollo se propone acabar con Colpensiones, pero se le olvida mencionar al sistema pensional de los militares y los maestros. Este ha sido siempre el objetivo último del sector financiero y sus defensores, quedarse con todos los ahorros de los colombianos para sus propios intereses.

Son tan “favorables” las propuestas de Fedesarrollo, que cambia los aportes de los patrones y los trabajadores, hoy en 12 y 4 por ciento respectivamente, a una distribución en partes iguales. Y propone que el tipo y cantidad de las pensiones se discutan entre empresarios y trabajadores, en un país donde la sindicalización es mínima, por lo cual el poder de negociación es el de los empresarios y en tal medida estos se verían favorecidos.

El primer pilar solidario para los mayores de 65 años se fija en tres líneas de pobreza, hoy 412 000 pesos, es decir muy por debajo del salario mínimo.

En esta propuesta pensional se ve claramente el interés de atacar a los trabajadores y favorecer a los patronos y el sector financiero. Es una reforma totalmente pro patronal.

Propuestas tributarias

Puntos positivos son los que tienen que ver con aumentar el impuesto a los dividendos; incrementar el impuesto al patrimonio y no bajar el impuesto a las rentas corporativa del máximo de 31 por ciento que rige actualmente; implementar un impuesto a las plataformas y empresas digitales; el impuesto al carbono y acelerar la implementación del catastro multipropósito.

No se entiende lo de transitar hacia un sistema de subsidio de servicios públicos porque esto se viene haciendo desde hace años con los estratos 1, 2 y 3. Se supone que la idea sería utilizar los datos del Sisbén 4.0, pero esto requiere un cambio total en lo que se está operando actualmente y en definitiva no es un tema nuevo.

Puntos negativos los referidos al impuesto a las personas naturales, solo proponen reducir las tarifas de impuestos a tres niveles, sin aumentar la tasa más allá del 39 por ciento para las altas rentas, que es bajo por estándares internacionales.

Se disminuyen las exenciones a la renta de las personas a 19 por ciento y a los independientes a 25 por ciento, que significa mayores pagos de impuestos para los estratos medios.

Se generaliza el IVA para todos los bienes gravables, y para que esto no se vea tan fuerte, se ofrece una compensación, un regalito, de 60 000 pesos mensuales para el 40 por ciento más pobre.

Se amplían los contribuyentes a pagar impuesto de renta, lo que significa que muchos trabajadores con salario superior a 1 600 000 pesos mensuales tendrían que hacerlo, o sea, los que tengan más de un salario y medio mínimo.

En los aportes para salud, se elimina el aporte patronal y se proponen tasas progresivas de 0 a 9 por ciento. O sea, más regresivo no pueden ser estas propuestas laborales y tributarias. Hoy el empleador paga 8,5 por ciento y el trabajador el 4 por ciento.

Estamos de acuerdo en eliminar todos los beneficios sin sentido, que no resulten de una política industrial que defina qué sectores hay que apoyar, de ahí que hay que tener cuidado para no caer en esta política neoliberal que defienden el FMI, el Banco Mundial y la OCDE, que impide a los países en desarrollo defender a sus industrias y empresas para hacerlas competitivas.

Conclusión

Se trata en síntesis de una propuesta inscrita en la derecha más ortodoxa, reflejo de una verdadera guerra de los de arriba contra los de abajo.

Si bien es cierto que se dan algunos beneficios menores para hogares en pobreza y pobreza extrema, como la devolución de IVA, la renta mínima y la creación de un pilar solidario de pensión para los mayores de 65 años -o se habla de un seguro de desempleo-, hay perjuicios notables en los temas de salud, pensiones e IVA.

Mientras tanto, para las empresas la mayoría de las propuestas son positivas, al disminuirle cargas sobre el salario y favorecer al sector financiero en el punto grueso del manejo de las pensiones.

Es un programa que no quiere ir al fondo para resolver la pobreza y desigualdades de ingreso y riqueza, mejorar la salud de los colombianos, establecer pensiones dignas para todos, educación gratuita, implementar un plan agresivo de vivienda e ir a un sistema tributario más progresivo.

@DiegoOteroP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial