Mi primer cumpleaños en cuarentena

Por KAREN ARIZA CARRANZA

Es la segunda vez que paso un cumpleaños lejos de mi papá, quien también cumple cada 3 de abril. Seis años después, gracias al coronavirus vuelvo a sentir aquella sensación de melancolía, gratitud y paz a pesar de la distancia.

Este 3 de abril de 2020 me recordó mucho al 3 de abril de 2014 que pasé en Argentina en un intercambio universitario. Antes de viajar allá, me dije con apenas 20 frescos años por cumplir, que debía vivir algo que nunca antes había hecho para conmemorar mi primer cumpleaños lejos de los míos. Un compañero de intercambio de Brasil llamado Matheus también celebraba su cumpleaños ese día. Es uno de los tipos más brillantes que he conocido, un año menor que yo, y hasta el día de hoy seguimos buenos amigos. Las videollamadas de felicitaciones forzadas por la distancia, llenas de saudade, nos marcaron a ambos para siempre. Aquel día, nuestros amigos en común de la universidad y residencia decidieron regalarnos un maravilloso cumpleaños. El asado y el vino ayudaron mucho, pero definitivamente la mezcla de acentos, razas y músicas terminaron siendo lo memorable de aquel encuentro intercultural.

Este jueves 2 de abril por la noche, busqué consejos en internet para quienes cumplimos en medio de una cuarentena. Encontré artículos con listados de manualidades básicas para obsequiar y las explicaciones psicológicas de lo que nos pasa a los cumplimentados en estas fechas. Nada de eso me llenó. Fue allí cuando recordé a mi papá, un hombre sensible con espíritu sindical. Él me enseñó a redactar desde que era una niña, y a decir te quiero por teléfono, dos cosas que me siguen ayudando a crecer como persona.

Cuando decidí encontrarme con lo que mejor me conecta con mi papá, que por mucho es la persona que más extraño día a día, fue cuando sentí verdadero alivio ante la aflicción colectiva de la actualidad.  Él ha mantenido su escritura, de modo que fui yo quien nuevamente le siguió los pasos; empecé a escribir por él y por mí, por sus 70 y mis 26. Así la soledad no se sintió ralentizada. Mientras escribía lo que yo sentía, recibía llamadas de mis familiares y amigos que además de felicitarme, tenían la intención de alentar y ser alentados. Que también haya sido el caso con los mensajes de mis conocidos en el extranjero, muestra la gravedad de la pandemia en la actualidad. Lo noté en sus voces nerviosas. “Esto acaba pronto”, me dijeron todos, esquivando el pesimismo general. Afortunadamente, no hubo mejor método para hacerlo que tener a mi madre, hermanos, sobrinas y cuñada cerca. A mi mascota y sus ocurrencias para rescatar el tiempo en el encierro. En estos momentos es cuando más sentido cobra su presencia en nuestras vidas, para aislar pensamientos negativos mientras hablamos en la sala después de una cena, por ejemplo.

Lo mejor de todo es que recibí regalos, cuando pensé que brillarían por mera lógica, o incluso que no era digna de ellos. Un cartel hecho a mano por mi sobrina de 5 años que dice “Feliz cumple, tía. Te amo” con los colores de mi equipo favorito. Invaluable. Un video con algunos de los mejores momentos que he compartido con mis amistades. Nostálgico. Una caja de cervezas para mí y los míos. Necesaria. Un pudín (cuando pensé que por primera vez no lo iba a tener) y mecatos para compartir. Un domicilio para variar la rutina alimenticia, y un diseño digital muy creativo para impulsar mi proyecto de vida. ¿Qué más podía pedir? Cuando apagué la vela, en vez de pedir, le agradecí en silencio a la cuarentena por enseñarme a acortar las distancias con pequeños detalles valiosos para la memoria y el corazón.

*Politóloga y periodista deportiva.

@YoKrizol

Un comentario sobre «Mi primer cumpleaños en cuarentena»

  1. Eres un ser maravilloso siempre te le he dicho sabes tocar hasta el corazón más duro cada ves que das un mensaje se lee es tu corazón hablando por qué es tu pasión tus sentimientos tu modo de ser eres excelente en lo que haces y todos los mencionados en ese texto siente admiración por ti así como también buo aprendí hacerlo hacía ti por qué donde vas dejas una huella kriz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial