El Yayo

Ilustración de Freddy Sánchéz Caballero

Era tímido y manso, tenía los dientes podridos y una vocecilla escasa y débil que gastaba imitando el canto de las aves. Su apodo obedecía a las sílabas que tartamudeaba como una llama agitada por la brisa al comienzo de todo intento de respuesta, como si siempre debiera justificarse por algo. El Yayo era el hazmerreír del pueblo, a quien todos cogían como el centro de sus burlas. Tan pisoteado y pateado como forro viejo de una bola de trapo. Su escuálida figura y su presencia desprevenida molestaba a algunos, así como su sonrisa retraída y su aire de no hacerle falta nada, hasta su pelo tostado, despeinado y rebelde. Presenció los restos calcinados de Nicanor, el joven tendero, quien en vida fuera una de las pocas personas que lo trató con respeto y dignidad. El cuerpo mancillado de Nicanor fue hallado en un extremo enrastrojado del puerto, a donde su madre luego de muchas súplicas y llanto, fragmentados y mezquinos indicios, lo halló. El Yayo siguió por instinto el rastro húmedo de sus lágrimas y asistió el dolor de esa mujer, hasta impulsarla a levantar lo que quedaba de su hijo muerto. No tenía certidumbre de lo ocurrido, pero sus ojos empapados en llanto le decían que los tiempos de la ingenuidad y la alegría habían quedado atrás. El mundo andaba al garete y lejos de su comprensión. Algo muy oscuro habitaba ahora el alma de las personas.

Pocas noches después observó a un grupo de hombres con armas y vestidos de camuflado que patrullaban las calles como tantas veces en el pasado y se aproximó hasta ellos con determinación. Jamás pisó una escuela, así que no advirtió la sigla que los identificaba.

—Muchachos, ahora sí me voy con ustedes—, les dijo todavía con voz quebrada y adolorida, —quemaron vivo a mi amigo Nicanor.

Los hombres lo examinaron de arriba a abajo, luego se miraron con desconcierto y lo invitaron a su campamento a las afueras del pueblo. Con sorna y preguntas engañosas, decidieron su destino entre risas y sin aspavientos. Ponían en duda que con su frágil estampa pudiera con un fusil, pero —eso es lo de menos— dijeron, —los locos tienen mucha fuerza. Antes de ponerle un uniforme debían saber si era capaz de cavar trincheras y le dieron una pala para que hiciera un hueco del tamaño de su cuerpo… Cavó tan profundo como pudo entre dos árboles que junto a la luna roja serían los únicos testigos de su desgracia. Quizá solo en el último instante, en esa milimétrica fracción de tiempo en que vio venir la pala directo a su sonrisa retraída, supo que se había equivocado de bando.

10 comentarios sobre «El Yayo»

  1. Cuántos equívocos extravían incluso a las más lúcidas mentes similares a Yayo. Hay nieblas que se visten de transparencias para seducir a gente de nobles intenciones. Siento que Colombia sigue avanzando hacia el abismo creyendo que se dirige a la cima. F Sánchez Caballero, qué acierto en la semblanza de nuestros pasos que conducen al caos.

  2. Qué buen relato Maestro. En un país que olvida con tanta facilidad, su relato rescata lo que jamás deberíamos olvidar y mucho menos aceptar o justificar. Con mucha delicadeza, usted sabe utilizar la pluma tan bien , como lo hace con el pincel. Ojalá podamos seguir leyéndolo pues con el tiempo, su pluma -como el víno-, se hace cada vez mejor. Gracias Maestro!

  3. Interesante narrativa y apropiada ilustración. A muchos nos gustaría que, en nuestra época, hechos como el descrito sólo hicieran parte de la ficción.

  4. Ni un Yayo más !!! Continúa contando estas duras realidades con esas pinceladas que caracterizan tus pinturas y escritos, Maestro. Gracias por sensibilizarnos frente a “aquello” que hemos llegado a considerar “normal” en medio de tanta violencia !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email