El “Mariel” post marcha

Confieso que me tomó cierto tiempo entender lo que pasó el 21 de noviembre. La información que recibía era mixta y confusa. Me llegaron vídeos de saqueadores de almacenes, de pandillas de venezolanos “güarimberos”, de policías encapuchados robando, de policías en uniforme robando, de camiones de la Policía con vándalos, etc. Y a eso había que sumarle las imágenes que venían de Cali, bastante parecidas a las de Bogotá.

Fuera de eso, me llegaron vídeos de “autodefensas” barriales armadas de pistolas, tubos y bates, todos prestos a apalear a los “vándalos” de los vídeos ya mencionados. Y para rematar, leía en las noticias que Peñalosa había declarado el toque de queda en la ciudad.

Con el paso de las horas empecé a entender lo que pasaba. La Policía colombiana, con instrucciones de alguien arriba, había organizado un “Mariel” urbano en calles sin vigilar, para crear la necesidad de la Policía y las “autodefensas” barriales. Recogieron a todos los venezolanos callejeros y vándalos vernáculos que encontraron por ahí, y los soltaron por la noche para que rompieran vidrios y saquearan, creando la NECESIDAD DE ORDEN, presumiblemente, para matar futuras marchas, como diciendo, “cuando hay marchas hay saqueos y vándalos, no marches más”.

Les aplicaron psicología inversa a los colombianos: soltaron a un ejército de vándalos para que destruyeran, y escondieron a la Policía. Eso ya tiene un nombre hace muchos años, se llama FALSO POSITIVO, y es la figura macabra favorita del uribismo.

Ahora entiendo porque los Char, por ejemplo, sellaron las Olímpicas con láminas de zinc. No fue para protegerlas de las marchas, es que sabían lo que iba a hacer el Gobierno y las estaban protegiendo de los ¡VÁNDALOS DEL GOBIERNO!, ¡habrase visto!

Para los que son muy jóvenes, voy a explicarles que fue el Mariel.

En 1980 Fidel Castro, para cagar a los americanos por el bloqueo a Cuba, abrió las puertas de todas las cárceles y sanatorios de Cuba y soltó a todos esos indeseables luego de que Estados Unidos ofreciera un rescate humanitario a todo el que quisiera salir de Cuba desde el puerto de El Mariel. Como consecuencia, ese rescate se volvió un éxodo de maleantes y criminales que pasó a desatar su maldad en las calles de Miami y otras partes del sur de los Estados Unidos. Esa historia fue recreada por Brian De Palma en su célebre película “Scarface” (1983), protagonizada por Al Pacino.

Anoche Duque organizó un Mariel local en Bogotá y Cali. Soltó a los vándalos de la ciudad y escondió a la Policía, contrario a lo que debió haber hecho. Esa fue su respuesta a las marchas y al “chocorazo” de la noche del 21N.

Ayer escribí una nota titulada “El Caimán”, donde dije que no estaba seguro de si este gobierno había entendido el mensaje del 21N, una vez son todos unos reptiles con un cerebro primario.

Admito que me equivoqué. Un cerebro de reptil es demasiado grande para justificar la maldad uribista. No se trata de una charca de caimanes, ¡se trata de un NIDO DE ALACRANES! Un presidente que le organiza un “Mariel” a su propio pueblo, ¡es un GOBIERNO SÁDICO, UN GOBIERNO INFAME!

¿Qué conclusiones quedan por hacer? Fácil. El Paro Nacional tiene que ser para tumbar a este presidente, contrario a lo que dice Petro. Y la Policía es una banda de maleantes. Se acabó el respeto por la Policía. Tumbar a Duque es una cuestión de vida o muerte, no un berrinche frívolo.


Si un Policía va a saquear mi casa, o manda a alguien a que la saquee, yo tengo derecho a defenderme de ese Policía, de cualquier forma que esté disponible, incluso disparándole. Eso se llama “en defensa propia” y es una doctrina legal, ampliamente aceptada.

Por otro lado, hay que construir un dossier con todos los vídeos y pruebas fílmicas y enviarlas a la ONU y a La Haya. Esto ya trasciende muchas cosas. Se trata de EL GOBIERNO COMO BANDA CRIMINAL, una figura grotesca y retorcida que va más allá de lo tolerable por cualquier grupo de naciones civilizadas. Al gobierno de Colombia hay que denunciarlo internacionalmente como una empresa criminal, como una ORGANIZACIÓN TERRORISTA, no solo como violadores de derechos humanos.

Las intenciones son claras: están buscando un choque violento con el pueblo para militarizar el país.

¡Dios Santo! Estos dos años y medio que quedan de este gobierno criminal van a ser largos y sangrientos. Este es el único gobierno en el mundo que está buscando desesperadamente una guerra civil para sostener a un régimen corrupto.

No sé si vamos a aguantar tanto tiempo, nadie es capaz de aguantar tanto.

Tenemos un pie en una guerra civil, y tarde o temprano vamos a tener que empezar a ver qué hacemos con uribistas y policías para defendernos. Es solo cuestión de tiempo para que tengamos que armarnos para defendernos.

Es lo que hay en el país de la Infamia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email